25 jun. 2013

__________

MI MENSAJE PARA LA 22 REUNIÓN DEL CONSEJO DE GOBIERNO DEL PROGRAMA DE LAS NACIONES UNIDAS SOBRE EL TEMA “PROMOVER PROPORCIONALMENTE EL SISTEMA FINANCIERO PARA VIVIENDAS EN EL MUNDO URBANIZADO ANTE LA CRISIS GLOBAL FINANCIERA Y EL CAMBIO CLIMÁTICO”

Este problema, como todos nuestros innumerables e interrelacionados males, se puede enfocar y tratar de dos maneras: Una, como han realizado hasta la fecha las Naciones Unidas en sus Conferencias Mundiales, tratando cada manifestado mal tal como iban presentándose, directa y separadamente unos de otros y sin relacionarlos con una Causa común, o reconociendo de que éstos, al aumentarse y empeorarse progresivamente a lo largo de estos 35 años desde que las Naciones Unidas y otros organismos oficiales intentan resolverlos en sus conferencias y congresos mundiales, éstos no podían ocurrir al azar, sino que son consecuencia de una Causa común, y esto es lo que sería necesario tratar, ya que como en una enfermedad infecciosa, curando la infección se eliminarían todas las manifestadas enfermedades automáticamente.

Empero, juzgando y deduciendo del título del tema que se discutirá en la próxima reunión que acepta como un hecho que la población del mundo está concentrándose en un mundo urbanizado, el problema de la crisis financiera mundial y el cambio climático, todo indica que este Organismo va a continuar tratando este problema según la primera solución, sin relacionar éste con los otros manifestados males y de su verdadera Causa, cayendo en el error del mal médico, quien intenta curar los manifestados efectos de una enfermedad infecciosa de cuya existencia el ignora.

Para demostrar este erróneo enfoque que acepta y respeta nuestros males sin crítica como un hecho dado y natural y escogiendo entre ellos, en este caso, el fracaso de la financiación de las viviendas de nuestras sociedades, para ver la imposibilidad de resolver este problema de esta manera, sólo tenemos que admitir que estos momentos, 1.400 millones de personas no tiene hogar, y que según las estimaciones de las Naciones Unidas, la población del mundo que actualmente tiene 6.600 millones de habitantes y que es 33 veces más de la que existía en la época de Jesucristo, pero cuyo antinatural crecimiento aún no ha llegado a su techo, sino que éste continua aumentándose hasta 2050 al ritmo de 80-90 millones por año llegando a la cifra de 9.600 millones, para los que sólo por el aumento cuantitativo tendríamos que construir, durante estos 41 años que nos quedan hasta el 2050, y lo que significaría 3.200 millones por el aumento y 1.300 por la falta de viviendas un total de 4.500 millones de personas para quienes tendremos que buscar la financiación económica, que sería imposible de satisfacer. Además, como el problema económico ya no es local sino universal y está extendiéndose por todo nuestro planeta, como si fuera un sólo país, otros factores como el desarrollo de nuestros asentamientos humanos, que al permitir que el 50% de la población del mundo se amontone hoy en ciudades, entre las que encontramos 30 Metro y Megaciudades entre 4-16 millones de habitantes, y que con nuestra observación pasiva aceptamos que esta suicida tendencia continúe y para el año 2050 el 70% de la población mundial vivirá ya en ciudades entre las que existirán 30 enormes, confusas, deshumanizadas y monstruosas Metro, Mega e indefinidas Conurbaciones entre 8 y 40 millones de habitantes, el coste de realizar y mantener estas caóticas e indefinidas aglomeraciones sería muy antieconómico, que agravaría mucho la situación económica mundial.

Si añadimos a estos males el anormal crecimiento del consumo de energía de los hombres de nuestras sociedades de consumo y las contaminaciones de estas enormes e indefinidas aglomeraciones mal llamadas ciudades, ya tenemos la contestación de porqué ha surgido el cambio climático y la demostración de que manteniendo este erróneo enfoque en este próximo dialogo, con el que se han tratado durante los últimos 33 años en todas las Conferencias Mundiales de las Naciones Unidas, esto terminará como las anteriores, con muchos compromisos y promesas incumplidles, pero sólo posponiendo con ello la inevitable catástrofe y el fin de nuestras civilizaciones.

Ante estos hechos, apoyándome en las cada vez más manifestadas contradicciones entre esta postura e idea sobre “el mundo y la vida” y de la realidad, desgraciadamente con bastante más retraso por parte de algunas personas preocupadas por nuestro futuro que ya están relacionando nuestros males con una Causa, y que ya es aceptadas por todo el mundo que es la errónea conducta del hombre contemporáneo de nuestras civilizaciones.

Siendo esto verdad, el simple reconocimiento de este hecho no es suficiente para cambiarlo, sino que se exige el conocimiento real de la naturaleza especial humana, para saber porqué ha ocurrido esto ahora, que no es cuestión de una opinión o improvisación de los organizadores y participantes de los Congresos Mundiales de las Naciones Unidas, sino una investigación filosófica realizada por personas dotadas con este tipo de conocimientos. Las Naciones Unidas, si admitiera este tipo de enfoque de nuestros problemas, tendría que completar su programa creando un equipo compuesto de nuestros eminentes filósofos, pensadores, artistas, poetas, arquitectos, antropólogos, científicos de ciencias naturales, biólogos, que traten temas sobre la naturaleza del hombre, el mundo y la vida, cuya misión sería preparar un informe sobre este aspecto, como ya existe otro equipo formado por nuestros científicos, quienes trabajan sobre el tipo de los manifestados efectos de esta Causa fundamental que ya es reconocida, que es la naturaleza humana.

Sólo, una vez obtenidos estos dos informes y presentados para su discusión y aprobación por los participantes de las Conferencias Mundiales de las Naciones Unidas, sería útil, ya que su éxito no depende de la cantidad de gente ni de los cargos importantes que participen, sino de estos pocos muy preocupadas y preparadas personas con especial dotación para ver las cosas en síntesis y juzgar holisticamente todos los acontecimientos que afectan a nuestra vida.

En el caso de interesarse ustedes por mi proposición para completar sus programas con este tipo de información, basada en el enfoque que busque la Causa de nuestros males, como yo en mis investigaciones desde hace 44 años estoy aplicando este tipo de enfoque, con mucho gusto les mandaría mis resultados, que podrían servirles como base y borrador para organizar este equipo.

Madrid, 27 de Marzo de 2009

Ferenc Z. Lantos

NOTA: ESTE ENSAYO EXPUESTA EN EN NÚMERO 14 DE LA REVISTA ANUAL MENSAJE DE MI CENTRO DE INVESTIGACIÓN, QUE POR RAZONES ECONÓMICOS AÚN NO SE HA PODIDO PUBLICARLO, PERO COMO MI IDEA SOBRE ESTA ASUNTO HOY ES VALIDO, HE DECIDIDO EXPONERLO EN MI BLOG.

Madrid 25 de Junio de 2013
Francisco Z. Lantos 
Doctor Arquitecto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.