4 abr. 2011

TOKYO 2011: VISIÓN PARA EL DISEÑO FUTURO HACIA 2050 Y MAS ALLA.

__________

 TOKIO 2011
VISIÓN PARA EL DISEÑO FUTURO HACIA 2050 Y MÁS ALLÁ

Si tomamos en consideración nuestros innumerables e interrelacionados males que han nacido y que se multiplican desde la Revolución Industrial en nuestro tiempo y que no existían en la época del Renacimiento y a las que las Naciones Unidas y otros organismos y organizaciones oficiales y profesionales han tratado en los últimos 35 años en sus Conferencias Mundiales infructuosamente, ante este fracaso encuentro acertado pensar de que la razón de este fracaso ha sido el erróneo enfoque de estos acontecimientos y de sentir la necesidad para buscar la causa y no sus manifestados efectos separados de cada una y sin relacionarlos a la causa común de cada una.

Este erróneo enfoque con el que se juzgaron y valoraron nuestros males ha sido que los hombres de nuestras sociedades, al encontrarse en un estado decadente de su naturaleza psicosomática, no se han dado cuenta de que sus conductas y actividades no son preestablecidas y constantes, sino son variables, y dependiendo del estado psicosomático de su naturaleza especial humana, se define su “visión del mundo y de la vida” que dirige su conducta y actividades y de cuyos valores dependen del acierto o no de esta “visión del mundo y de la vida”.

Reconociendo ya que debido a la exageradamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” el hombre de nuestras sociedades de consumo ha perdido el perfecto estado de su naturaleza psicosomática y por eso cuando su conducta y actividades son erróneas y causante de nuestros males, para eliminar éstas y restablecer el ordenado y armonioso desarrollo de nuestro mundo, lo que tendremos que hacer es buscar la posibilidad de restablecer el perfecto equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de nuestra naturaleza especial humana. Lograr este propósito, como el ambiente de la arquitectura en su extensión total, que son los asentamientos humanos, tiene mucha influencia en la formación de las mentalidades de sus ciudadanos, si el proyecto de estos asentamientos humanos se basara en la justa “visión del mundo y de la vida” de los arquitectos, éstos ayudarán mucho en la introducción y extensión entre la gente de esta justa y necesitada “visión del mundo y de la vida” que abrirá un nuevo y prospero camino para nuestra futura generación.

MEDIO AMBIENTE

Nuestro planeta.-

Hasta el siglo pasado nuestro planeta era mucho menos conocido, más aislado e independiente de los países existentes, que con el rápido desarrollo de los medios de comunicación y con los grandes daños que con nuestra conducta y actividades estamos causando a su ordenado y armonioso desarrollo, su relación con los países existentes se ha modificado y se ha convertido en un único gran país, donde los problemas ya no son aislados de un país concreto de otros, sino que afectan a todos por igual, aunque este hecho aún no está reconocido y hay una gran diferencia en el tratamiento de nuestros males y problemas entre los países económicamente desarrollados y países subdesarrollados, que se manifiestan en los diferentes tipos de conducta que no son ni justos ni apropiados.

Empero, al experimentar ya la gravedad de nuestros innumerables e interrelacionados males, causados por nuestra errónea conducta y actividades y de la capacidad de la Naturaleza de nuestro planeta para responder a la misma, ya no hay duda que en este planeta nada está aislado de su desarrollo y encontrándose éste en un estado desordenado causado por la errónea conducta del hombre contemporáneo, para restablecer el ordenado y armonioso desarrollo de nuestro mundo en este planeta, del que depende el bienestar de todas las vidas animadas que lo componen, tenemos que tratar esta Causa y no sus manifestados males que son los efectos de la misma, separadamente unos de otros como estamos practicando en nuestra búsqueda en todo el mundo.

Sólo este enfoque holístico de nuestros problemas daría buen resultado en nuestra búsqueda lo que exigiría concentrar nuestra investigación sobre la real naturaleza especial humana, el conocimiento del mundo y su justa relación con este mundo.

La arquitectura sostenible.-

Hoy se habla mucho de arquitectura sostenible, intentando demostrar soluciones con algunos ejemplos particulares insignificantes en volumen, que comparándolos con los que estamos obligados a construir por las exigencias del antinatural y desenfrenado aumento de la población del mundo donde sin embargo no es posible de aplicar estos ejemplos para obtener arquitectura sostenible, que son nuestras enormes, desordenadas y deshumanizadas Metro, Megaciudades e indefinidas Conurbaciones, entre las que ya existen 30 de este tipo de “aglomeraciones” entre 4-28 millones de habitantes, pero como este proceso tan perjudicial para la arquitectura sostenible aún no ha llegado a su techo, sino que se espera que para el año 2050 el 70% de la población se concentre en las mal llamadas “ciudades” entre las que tendremos 30 de estos monstruosos laberintos entre 8-40 millones de habitantes, hablar de arquitectura sostenible, logrado obtener en alguna vivienda unifamiliar o incluso en unos barrios de un pueblo o en un edificio singular en estas indefinidas conurbaciones sólo nos servirá como un auto engaño y para desviar a un equivocado camino nuestra investigación.

Los desastres naturales.-

Sin hablar de desastres naturales, como los terremotos, inundaciones, incendios forestales, etc., sino de los que causamos nosotros con nuestra errónea conducta y actividades, como el sobrecalentamiento de la Tierra y el Cambio Climático, las contaminaciones de la tierra, agua y aire, la lluvia ácida, etc., para evitar y eliminar estos desastres, sabiendo que la causa de todos estos males es el hombre contemporáneo, es a esto y no a sus manifestados efectos lo que tenemos que tratar.

El agua.-

Existen dos factores negativos que afectan a este problema como son el antinatural crecimiento de la población del mundo, que hoy, con sus 6.400 millones de personas es 32 veces más que la que existía en la época de Jesucristo, pero que para el año 2050 puede alcanzar la cifra de 9.600 millones que será 48 veces más que la que existía en la época de Jesucristo, siendo la capacidad productiva de agua dulce de nuestro planeta la misma, pero por nuestro modo de vida, nuestras industrias que contaminan nuestros ríos, pantanos y lagos, está demostrado que respetando el modo de vida de nuestras civilizaciones no tendremos suficiente y la necesaria agua para sustentar nuestra vida y sería inútil ampararnos detrás de nuestros futuros avances científicos y tecnológicos para resolver este grave problema.

La agricultura.-

La misma suerte espera en el futuro a nuestra agricultura. Para obtener la suficiente proteína para mantener la vida de los seres animados (animales y humanos) ni los transgénicos ni el cambio de uso de la tierra nos servirá, al contrario, cambiar el bosque por pastoreo y cultivo agrícola disminuirá el pulmón de nuestro planeta que hará aumentar la contaminación de nuestra atmósfera, tierra y agua.

Entorno cósmico.-

No sé lo que quiere significar esta partida, excepto si se refiere a la “filosofía sobre el mundo y la vida”  en cuyo caso perturba la palabra entorno.

VIDA

Los problemas de población, el envejecimiento de la sociedad.-

Referente a este tema, yo, en mi artículo “Causa y solución de la enorme expansión demográfica”, publicado en el año 1966 en la revista ARQUITECTURA del Colegio Oficial de arquitectos de Madrid y en el periódico ABC, expuse mi teoría, en la que, entre otras cosas expuse… La causa de este enorme aumento de población radica en el malentendido de la naturaleza humana y en una errónea relación con el mundo y su Creador. El medio de solucionarlo está en comprender la naturaleza del hombre, su destino y lugar en el mundo, la naturaleza de dicho mundo y el objetivo del Creador para con él. En otras palabras, buscar la Verdady el envejecimiento de la sociedad es la consecuencia de la falta de este conocimiento, y por eso, será necesario descubrir que la conducta del hombre no depende de su decisión personal sino del estado psicosomático de su naturaleza especial humana que actúa como guía en su conducta y actividades.

Siendo esto así, y encontrándonos en el estado degenerado de nuestra naturaleza especial humana y teniendo en cuenta los 6.400 millones de personas de población mundial, si no logramos restablecer el perfecto estado perdido de nuestra naturaleza ningún intento práctico para resolver este problema nos ayudará, y sólo la intervención de la Naturaleza pondrá fin a este grave problema.

Las enfermedades infecciosas.-

Al perder el perfecto estado de nuestra naturaleza especial humana, que consiste en el justo equilibrio entre la parte Espiritual  y la Instintiva de nuestra naturaleza, ésta disminuye su resistencia contra las partículas dañinas causando nuevos tipos de enfermedades físicas, y estando ahora la parte Espiritual de nuestra naturaleza en estado decadente, nuestro tipo de enfermedades son de tipo psíquico, que se manifiestan como enfermedades, algunas infecciosas y otras con apariencias nuevas, la mayoría incurables.

La vida artificial.-

Al encontrarnos en el estado degenerado de nuestra naturaleza psicosomática que dirige nuestra conducta y actividades, no nos damos cuenta que la Naturaleza está concebida con tanta perfección que para su desarrollo no se puede ni añadir ni quitar nada sin destruir esta perfección, y que en este desarrollo, compuesto de elementos inanimados y entes animados, para su perfecto funcionamiento, todos tienen la misma importancia sólo que con diferente papel asignado y ninguno es, aunque más consciente que otros como el hombre, dueño de esta obra universal y que por su ignorancia lo considera así, como actualmente intenta usar su mayor capacidad intelectual para prolongar su vida a costa de las otras.

Como el resultado negativo de las erróneas conductas y actividades no se descubren hasta que éstas no caen en contradicción con la realidad, al ver y experimentar los logros  obtenidos en este campo, que además parecía como un acto humanístico, a ningún médico se le ha ocurrido juzgar este resultado como contraproducente, de cuya consecuencia hoy tenemos la indeseable, antinatural y desenfrenada expansión demográfica y el envejecimiento de la población del mundo, prolongando artificialmente la vida de nuestros mayores.

Toda esta situación tan desesperante sólo ha podido ocurrir porque nuestros médicos, desde la Revolución Industrial, absorbidos por la extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” y con la degeneración de la parte Espiritual de su naturaleza especial humana (que es el caso de todos los hombres de nuestras sociedades) juzgan y valoran sólo la parte física del hombre y olvidando su parte espiritual. En este estado, ignorando como funciona el mundo, encuentran justo sobrevalorar la especie humana contra las otras especies animadas, sin darse cuenta que con ello se destruye el equilibrio entre todos ellos, que componen nuestro Mundo Manifestado, cuyo ordenado y armonioso desarrollo depende de este equilibrio.

Conociendo la causa del fracaso de los bienintencionados trabajos de nuestros médicos de obtener el deseado objetivo, demostrado esto por las contradicciones entre éstos y la realidad, para resolver este grave problema, nuestros médicos tienen que abandonar sus prácticas rutinarias y enfocar nuestros problemas más desde el punto de vista filosófico para conocer la naturaleza real de la especie humana y dando la misma valoración a su espíritu (alma) como a su vida instintiva (cuerpo).

La diversidad biológica.-

Si un cuadro perfecto de un gran artista de la pintura lo juzga otro gran artista, a través de la imagen éste descubre la idea engendradora de la obra y ni se le ocurre modificar nada de la obra. Empero, si enseñamos esto a una persona que no posee la sensibilidad artística ni posee capacidad creativa para ver las cosas en esencia, independientemente de que se trate de una persona inculta o inteligente y culta, sería incapaz de captar la idea engendradora de la obra y de acuerdo a sus opiniones y gustos juzgará la obra según su imagen visual e incluso considerará justificado cambiar alguna parte de la obra.

Al encontrarse el hombre contemporáneo en el estado desequilibrado entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza especial humana, que es la condición única para que él pueda vibrar al unísono con las Leyes de la Naturaleza, conocer en esencia la naturaleza de nuestro Mundo Manifestado y descubrir su perfección (como el verdadero artista de una obra de arte) a la que no se puede añadir ni quitar nada sin destruir sus perfección, al perder este justo equilibrio entre sus dos naturalezas, los hombres de hoy, quizás por sus conocimientos fragmentarios “sobre el mundo y la vida”, no son capaces de ver el mundo como una “obra de arte viva”, basada en una idea y en la que cada partícula que la compone, en este caso los distintos tipos de seres animados, tienen asignados papeles específicos, pero todos con la misma importancia, sino tratando éstos como recursos naturales para su propio beneficio, calificándolas como materias beneficiosas o perjudiciales, procreando las primeras y eliminando las otras, destruyendo con esta conducta el perfecto y necesitado desarrollo de esta obra universal.

Para descubrir este hecho, como la Naturaleza en principio puede absorber los tipos de daños causados por la errónea conducta de la especie humana y que sus negativos efectos no se manifestaron aún, al experimentar beneficios particulares para la especie humana a nadie le ha parecido erróneo este tipo de tratamiento, e incluso hoy, nuestros científicos y especialistas en este tema buscan soluciones para satisfacer esta nueva demanda para más consumo de energía, exigida por una de las “partículas” del único mundo existente, que es nuestro planeta, y que es la especie humana, que considera su existencia particular, no como uno más de otras especies, sino dueño de este mundo.

Mientras se mantenga este erróneo enfoque y no se reconozca que la única causa de la pérdida de la diversidad biológica es la perdida del justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de nuestra naturaleza especial humana y no se concentre nuestra investigación en como recuperarlo, este problema sólo se aumentará, quedando en nuestro planeta sólo la vegetación, los animales herbívoros y el hombre como único carnívoro.

SUPERVIVENCIA

La avanzada de la información orientada a la sociedad.-

No veo que relación puede tener este apartado con la supervivencia.

Los problemas urbanos.-

Si permitimos que el 70% de la población del mundo se concentre en “ciudades” entre las que, según las estimaciones de las Naciones Unidas tendremos 30 Metro, Megaciudades e indefinidas Conurbaciones, con unas extensiones de 50-100 km. de diámetro y con poblaciones entre 8-40 millones de habitantes, tendremos graves y muchos tipos de problemas insolubles, como económicos, urbanísticos, sociales, culturales, sanitarios, legales, administrativos, etc., en las que, por el caos, insoportables ruidos, nocivas contaminaciones, fealdades, inseguridad ciudadana, robos, todo tipo de crímenes y nuevos tipos de enfermedades físicas y neuróticas incurables, la vida sería insoportable, y además nada se podría hacer para mejorar esta situación.

La economía.-

El mantenimiento de este tipo de deshumanizados laberintos sería muy costoso, que ningún Gobierno podría financiar.

El transporte.-

Para el año 2050, cuando se acabará el gasóleo, fuel-oil y el gas natural y nuestros coches queden sin combustibles, ni el transporte público podría resolver el problema de la comunicación, en ciudades de 50-100 km. de extensión y con 8-40 millones de habitantes  y estas monstruosas aglomeraciones se colapsarían, ante este hecho qué sentido hay en buscar medios no válidos sólo para prolongar un poco el tiempo ante esta inevitable catástrofe.

La educación.-
Como la causa de todos nuestros males es la errónea conducta del hombre de nuestras sociedades de consumo, la educación en primer lugar tendría que estar centrada en descubrir el porqué ha ocurrido esto  en nuestra época, que exigirá el conocimiento de la naturaleza real de la especie humana, que es una cuestión filosófica y relacionada con la Verdad.

La educación del futuro tiene que estar concentrada  en este tipo de búsqueda y para esto nos ayudará el legado histórico de la conducta y actividades de la especie humana.

Estudiando esto descubrimos que mientras la conducta de los animales es constante y siempre muy acertada y en consonancia con las Leyes de la Naturaleza, esto no es así en el caso de la especie humana, sino es siempre variada y es debido a su naturaleza  especial, que estando compuesta no sólo de Instinto sino también de Espíritu, y con la primera puede, como los animales por debajo de su nivel, sentir la Verdad y con la segunda conocer la Verdad sobre la Existencia, pero como estas dos fuentes de percibir la Verdad no están separadas sino fusionadas en una unidad inseparable, la influencia de una u otra modifica ambas y dependiendo cuál es la más dominante, el hombre puede tener tres posibilidades para realizar su vida:

1/ Reconocer sólo su parte Espiritual y negar la material e intentar vivir de acuerdo con esta teoría. Este es el caso de la antigua cultura de Grecia; desde Homero hasta Pitágoras en el siglo VI  antes de Cristo, y en la Edad Media de nuestra cultura Cristiana desde Cristo hasta Giotto, en el siglo XIV de nuestra era.

2/ Dar el mismo valor a sus dos naturalezas y lograr sintetizarlas en un justo equilibrio. A través de una lenta evolución, el hombre de la antigua cultura de Grecia logró establecer este estado en su época Clásica, entre los siglos VI-III a.C. y la cultura Cristiana en la época del Renacimiento, entre los siglos XIV-XVIII.

3/ Reconocer sólo su parte material, negando la espiritual. Este caso ocurrió en la época Helenística, entre los siglos III-I a.C. y en nuestra cultura Cristiana desde la época de la Revolución Industrial hasta la fecha actual, extendiéndose este estado entre todas las civilizaciones de nuestro planeta.

Estas tres actitudes, tan diferentes y opuestas entre sí, dentro de una misma cultura, pero repitiéndose en cada ciclo de la historia humana, demuestra sin ninguna duda el hecho de que la vida humana está compuesta de estas dos naturalezas que denominamos espiritual y material (psicosomática).

Pero si queremos conocer verdaderamente qué es el hombre, debemos saber cuál es su vida espiritual y cuál es su vida material en esencia, y sólo conociéndolo en su verdadera esencia seremos capaces de deducir sus correctas actividades y definir su apropiada arquitectura y ver en qué manera se relacionará con el ambiente en que se encuentra.

Madrid, 30 de Marzo de 2009
Ferenc Z. Lantos


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.