3 abr. 2011

CARTA DIRIGIDA A LOS ORGANISMOS OFICIALES, FUNDACIONES Y OTRAS ENTIDADES SOCIALES, CULTURALES, POLITICAS Y HUMANISTICAS PREOCUPADAS POR NUESTRO FUTURO

__________
CARTA DIRIGIDA A LOS ORGANISMOS OFICIALES, FUNDACIONES Y OTRAS ENTIDADES SOCIALES, CULTURALES, POLITICAS Y HUMANISTICAS PREOCUPADAS POR NUESTRO FUTURO

Cuando en el año 1966 apareció en algún libro un diagrama del crecimiento de la población del mundo (ver HOJAS nº 5 y 6 del Anexo), cuyo desarrollo enseñó grandes diferencias en el periodo  entre los años 0-1400, en la que para aumentar la población con 100 millones de personas se tardaban 700 años, en la época del Renacimiento entre los años 1400-1800 el mismo aumento de población tardó 100 años y en los tiempos desde la Revolución Industrial este aumento se dispara y entre los años 1800-1900 para aumentar estos 100 millones de personas se tardaron 12,8 años y entre los años 1900-1960, 3,7 años, y entre los años 1960-2000 estaba previsto que este aumento ocurriera en 1,25 años, previsión que ha ocurrido, pero peor aún , según las estimaciones de las Naciones Unidas se espera que la población mundial para el año 2050 alcance la cifra de 10.000 millones, lo que significaría un aumento de 100 millones de población que tardó 700 años durante la Edad Media, 100 años en el Renacimiento y sólo un año en nuestro tiempo, este antinatural y desenfrenado crecimiento, que ya se manifestó en el año 1966 cuando la población aún era la mitad que hoy, y podríamos aún buscar soluciones para enfrentarse con este grave problema, nuestros organismos oficiales y organizaciones particulares y la gente en general, sigue tomando este acontecimiento como una simple noticia más que si el medio de comunicación la encuentra interesante, publicarlo periódicamente en prensa y televisión, sin tomarlo seriamente.

Esta negligencia y desinterés es la causa que, excepto algunos hombres inquietos y preocupados por nuestro futuro quienes han sentido desde el principio el gran peligro que esta antinatural y desenfrenadas expansión demográfica significaba para nuestra vida, y han entregado con sus actividades para buscar las causas y soluciones para evitarlo, entre los que me encuentro yo mismo, pero cuyos trabajos están ignorados por nuestras sociedades, son la causa que este amenazado fenómeno ha podido llegar a este nivel y que aún no está ni conocido y su amenaza para nuestro futuro suficientemente valorada.

En el mejor de los casos, este mal, conjuntamente con el anormal crecimiento del consumo de energía de los hombres de nuestras sociedades de consumo están tratadas como los otros innumerables e interrelacionados males que hoy sufrimos, como algo dado, directa y aisladamente unos de otros y sin relacionarlos a una causa común, de cuya existencia al no conocer ni saber cual es la causa de sus fracasos para obtener sus deseados objetivos trazados en los programas de sus conferencias mundiales y nacionales que realizan con grandes gastos sobre diferentes temas, a nadie se le ocurre ni pensar que la causa de estos cada vez más frecuentes fracasos es el erróneo enfoque y criterio sobre los que están basados sus programas.

Para demostrar este hecho y continuar tratando estos dos interrelacionados males, el de la antinatural y desenfrenas expansión demográfica y consumo de energía de los hombres de nuestras sociedades y como una ocurrencia dada y natural sin buscar su causa y sólo buscar medios para curar sus efectos negativos como estamos haciendo, la estimación de las Naciones Unidas de que la población del mundo par el año 2050 puede alcanzar la cifra de 10.000 millones de personas, lo que significaría 50 veces más que durante miles de años antes de la época de Jesucristo tenía nuestro planeta y el consumo de energía extendiéndose la demanda para este tipo de vida también en China, India y práctica mente en todas las partes del planeta y que puede llegar a ser 4-5 veces más que nuestros antepasados tenían y que nuestra naturaleza psicosomática intrínsecamente necesita y lo que multiplicando el aumento cuantitativo de la población del mundo significaría 50x (4-5)= 200-250 más consumo de energía que existía en la época de Jesucristo en el mismo tamaño de planeta, ¿Cómo puede uno imaginar que nuestro planeta pueda producir esta cantidad de energía sin contaminar gravemente nuestra atmósfera, tierra y agua? Sin embargo, esta nueva advertencia, que es doblemente peligrosa, que existía en el año 1966 cuando yo anunciaba este grave peligro y cuando aún existía la posibilidad de aliviarla, y que del Protocolo de Kyoto para restringir la contaminación, ningún estado ha podido cumplir su compromiso, todos estos hechos no han sido suficientes para que los organizadores y participantes de la próxima Conferencia de Cumbres Mundiales de las Naciones Unidas descubran que la causa de sus continuos fracasos y el progresivo empeoramiento es justamente el erróneo enfoque en que se basan sus programas, y que es no buscar y tratar la causa de nuestros males sino que están ignorando  la existencia de esta causa y en esta ignorancia confunden la causa y efecto y se contentan con tratar sólo el efecto de, para ellos ni la existencia de una causa.

Empero, si continuamos con nuestra despreocupación o mal enfoque en este proceso destructivo del que creo que con los datos presentados está suficientemente demostrado que no sólo nuestra subsistencia dependerá sino todas las vidas de nuestro planeta, antes del año 2050 cuando la población del mundo, por culpa de nuestro desinterés y despreocupación para incluir incluso en el programa de investigación este tema, alcanzará la cifra de 10.000 millones y el anormal consumo de energía se extenderá por todas las partes de nuestro planeta, la destrucción planetaria sería inevitable.

Esta situación alarmante desgraciadamente por muy poca gente es sentida y no son las fundaciones ni los gobiernos, que tienen fondos para las investigaciones, pero cada uno con programas particulares para promover sus propios intereses económicos, políticos, incluso de tipos sociales y culturales, que todos son respetados y necesarios, pero cuando la cubierta de la casa está en llamas, si no se interrumpe la fiesta u otra actividad para apagar el fuego todos pueden quemarse dentro.

Promover la cultura, defender a los pobres, mejorar las condiciones de salud, la educación, la protección del medio ambiente, buscar la implantación de energías limpias y muchos más programas existentes de las fundaciones y otras entidades sociales, humanitarias, etc., todos son muy importantes, pero todos éstos sólo tratan el efecto de nuestros males y problemas y no la causa, de que a mi conocimiento, a los que en mis 40 años de búsqueda he acudido, no existe ni uno y esto me asusta.

¿Cómo es posible que dentro de tantos fracasos de intentar mejorar nuestra situación, está como si no hubiera existido ningún intento ni trabajo para mejorarla, estaba y está progresivamente empeorando?

No obstante, ya se oyen opiniones que reconocen nuestro erróneo enfoque con el que se trataban nuestros problemas, como este pronunciamiento en la última conferencia de las Naciones Unidas, donde un delegado ha dicho que “Si todos en el mundo vivieran como una persona promedio de los países con altos ingresos, necesitaríamos 2,6 planetas adicionales para mantenernos a todos vivos” de lo que según todos los indicios, respetando el nuevo modo de vida de nuestras civilizaciones, esto, para el año 2050 va a ocurrir, o este artículo adjunto publicado por D. Mauricio Sánchez Rubio en el periódico La Razón, que expone, 41 años más tarde que yo he publicado en mi artículo “Causa y solución del enorme aumento de la población en el mundo”, “¿Por qué el problema del mundo es la demografía?”, con la diferencia de que este señor sólo apunta la indispensable necesidad de tratar este tema antes de todos nuestros males y problemas, lo más importante que es el problema de la desenfrenada expansión demográfica, mientras que yo, 41 años antes, daba también la solución de cómo tratarla.

Encontrándonos en esta situación desesperada, que la empiezan ya a reconocer los gobiernos y organismos oficiales y las organizaciones profesionales, sociales, políticas y culturales, y como este asunto algunos hombres políticamente conocidos como Al Gore están politizando, el único método que en nuestro mundo vacío de ideas puede llamar la atención y el interés de los medios de comunicación, seguramente tengo la esperanza de que algunas fundaciones y entidades sociales y humanísticas van a incluir en sus programas de investigación este tema  tan necesitado también. En el caso de que esta entidad fueran ustedes, yo les ofrezco mi colaboración, aportando mis 40 años de ininterrumpida investigación sobre los temas de nuestros problemas, plasmados mis resultados en 14 libros, 12 números de la revista anual MENSAJE de mi Centro de Investigación y una exposición permanente que recoge mis ideas, teorías y soluciones relacionadas con todos nuestros males y problemas.

La diferencia de esta posible entidad que acogiera en su programa de investigación esta teoría y la de Al Gore es que mientras este señor sólo está acertado en prever el peligro que nos espera si continuamos con nuestro modo de vida, pero por falta de dedicación necesaria al tema no puede tener ninguna solución en que apoyarse para resolverla, yo no tengo este reconocimiento político ni propagandístico, pero tengo la solución sin la que sus argumentos improvisados no serían más que una opinión más, que al no basarse en hechos y conocimientos reales puede fallar como están fallando muchos de este tipo de propuestas.

Resumiendo, mi propuesta para que sea incluido este tipo de investigación en su programa es ofrecerme como peticionario para una ayuda de investigación, que en este caso no sería para los necesarios estudios, ya que estos están hechos, sino para una ayuda económica para la divulgación de mis ideas y soluciones plasmadas en libros, revista y exposición de mi propio Centro de Investigación, o asociarme con ustedes, que además de lograr realizar un trabajo humanístico para mejorar nuestra vida, explotar moral y económicamente el resultado de nuestro trabajo. Para ver como se podría organizar esta colaboración tendríamos que reunirnos para cambiar impresiones, que propongo sea en mi estudio de arquitectura, en cuyas paredes están expuestas en forma de exposición permanente mis ideas sobre “el mundo y la vida” y mis teorías y soluciones arquitectónicas de nuestros futuros asentamientos humanos.

Madrid, 2 de Junio de 2008
Ferenc Z. Lantos Dr.Arquitecto

COMO NADIE SE INTERESABA POR MI PETICIÓN Y PROPOSICIÓN Y COMO POR EL ERRÓNEO ENFOQUE  DE ORGANISMOS OFICIALES Y ORGANIZACIONES PARTICULARES, DE TRATAR NUESTROS INNUMERABLES MALES,. SURGIDOS DESDE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL, DURANTE ESTOS CASI TRES AÑOS, SE HAN EMPEORADO MUCHO, EXPONGO ESTA CARTA NUEVAMENTE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.