4 abr. 2011

SOLO TRATANDO LA CAUSA DE NUESTROS MALES SURGIDAS DESDE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL PODRÍAMOS ENCONTRAR LA SOLUCIÓN NECESARIA PARA ELIMINARLOS

__________
SÓLO TRATANDO LA CAUSA DE NUESTROS MALES SURGIDOS DESDE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL PODRÍAMOS ENCONTRAR LA SOLUCIÓN NECESARIA PARA ELIMINARLOS

Acostumbrados a que cuando se presenta un mal, lo más natural y lógico es tratarlo directamente sin relacionarlo con una causa, método éste, que podría valer, si los males no se presentaran en masa, como está ocurriendo desde la Revolución Industrial entre nuestras civilizaciones y que antes, estos tipos de males, no existían, y que son:

• El antinatural y desenfrenado crecimiento de la población del mundo: en la época de Jesucristo nuestro planeta tenía 200 millones de habitantes, hoy tenemos 6.400 millones, y para el año 2050 se espera que se alcancen los 9.600 millones.

• El anormal crecimiento del consumo de energía, que tomando como mínimo normal el exigido por nuestra naturaleza psicosomática para una unidad, que se consumía por persona en la época de la Edad Media, esto al lograr mejorar la situación física de las sociedades en la época del Renacimiento se duplica y llega a la justa necesidad de nuestra naturaleza psicosomática, pero que por nuestra filosofía extremadamente materialista hoy es 3-4 veces más y que para el año 2050, cuando esta falsa filosofía se extienda por todas las partes de nuestro planeta, tendremos una media de 4-5 veces más consumo de energía por persona que el que existía en la época de Jesucristo. (ver HOJA nº 5)

• La fiebre de las migraciones desde las zonas rurales y conflictivas hacia las grandes ciudades existentes, que antes de la Revolución Industrial no existían y hoy el 50% de la población del mundo vive en grandes ciudades, entre las que se encuentran 30 desordenadas Metro. Megaciudades e indefinidas Conurbaciones con 5-30 millones de habitantes, pero que, para el año 2050 se espera que el 70% de la población del mundo se amontonará en monstruosos y deshumanizados laberintos, cuyos verdaderos nombres tendrían que ser Necrópolis, ya que dentro de ellos reinará el caos, inaguantable ruido, todo tipo de contaminación, fealdades, inseguridad ciudadana, nuevas enfermedades incurables y todo tipo de crímenes. (ver HOJA nº 8)

• El sobrecalentamiento de la Tierra y el Cambio Climático, que no existía antes de la Revolución industrial


• La destrucción del medio ambiente de la Naturaleza; deforestaciones, desertizaciones, envenenamiento de las aguas de nuestros ríos, lagos y mares, lluvias ácidas, etc.

Desastres naturales, tsunamis, incendios forestales, inundaciones, etc.

• Destrucción de la biodiversidad, que cada año aumenta.

• Nuevos tipos de enfermedades incurables; como el sida, Alzheimer, paludismo, cáncer, enfermedades psíquicas, etc.

• Envejecimiento de la ación,pobl que es la mayor amenaza para nuestras sociedades.

• Pérdida de la fecundidad, de la especie humana.

• Pérdida de valores morales y espirituales.

• Pérdida de amor entre hombre y mujer y entre padres e hijos.

• Desviaciones y desnaturalizaciones de la vida sexual.

Violencia de género.

• Drogadicción.

• Desinterés por la práctica religiosa y valores espirituales, viviendo los hombres de nuestras civilizaciones sin una ideología aceptada y compartida, sin un horizonte en el que pueda prosperar el entendimiento y el progreso cultural y humanista.
• La pérdida de capacidad  creativa; haciendo a los hombres insensibles para descubrir y disfrutar de las bellezas producidas en la Naturaleza y por ellos mismos y el amor que irradian el comportamiento de los animales.

• Las injusticias sociales.

Todos estos males que no existían en la época del Renacimiento y que empezaron a manifestarse lentamente desde la Revolución Industrial y se empezaron a sentir con más fuerza sus efectos negativos desde la mitad del siglo XX, han dado lugar a que las Naciones Unidas con bastante retraso, en el año 1976, en la ciudad de Vancouver (Canadá) empezara a organizar sus conferencias mundiales, eligiendo para cada conferencia uno de los manifestados males, aceptando cada uno como un hecho dado y natural y tratándolos directa y separadamente de otros males y sin relacionarlos con una posible causa.

El resultado de este erróneo enfoque, que se ha mantenido hasta hoy, a pesar de que en ninguna de estas conferencias se han obtenido sus deseados objetivos y nuestra situación, en todos los campos que han tratado, ha empeorado, estudiando el programa de las tres conferencias preparativas celebradas ya en Valencia, Bali y Posdan, sobre el Cambio Climático, que se clausurará en Diciembre de 2009 en Copenhague, no han servido para cambiar este erróneo enfoque extendiéndose por todas las partes de nuestro planeta y se estima que para el año 2050 el consumo de energía por persona llegará a ser 4-5 veces mayor de lo normal e intrínsecamente necesitada por nuestra naturaleza y concentrarse en la búsqueda de sus causas y correspondientes soluciones, aunque ante los evidentes y múltiples problemas causados con estos innumerables e interrelacionados males, todo indica que la causa de todos ellos es la errónea conducta y actividades de la especie humana.

Para demostrar este hecho y para dar una idea de la imposibilidad de resolver nuestros problemas continuándolos tratando como hasta hoy, sólo tendríamos que aunar los primeros 4 males que figuran en esta lista, los que afectan directamente unos a otros, para obtener el real y aterrador grado de nuestra situación.

Haciendo esto y tomando en consideración que la población mundial hoy, con sus 6.400 millones de habitantes, es 32 veces más que la que existía en la época de Jesucristo y que para el año 2050 se espera que esta cifra alcance los 9.600 millones de personas, y una media de consumo de energía de nuestras sociedades de consumo que hoy es de 3-4 veces mayor de lo normal, pero que esto continua, y para el año 2050 puede ser 4-5 veces más de lo normal, multiplicando estos dos factores, comparándolos con el estado de la época de Jesucristo significaría 47 (aumento de la población mundial) x 4-5 (aumento del consumo de energía) sería igual a 188-235 veces más consumo de energía que la que existía en la época de Jesucristo, en el mismo tamaño del planeta.


Empero, como además de este cambio se ha producido la fiebre de las migraciones desde las zonas rurales y conflictivas hacia los grandes núcleos urbanos existentes, concentrándose el 50% de la población del mundo en caóticas y deshumanizadas grandes ciudades en las que se encuentran hoy 30 así llamadas Metro y Megaciudades e indefinidas Conurbaciones con 5-30 millones de habitantes, pero que según las estimaciones de las Naciones Unidas esta tendencia continuará hasta el año 2050, cuando ya el 70% de la población del mundo vivirá en estas monstruosas ciudades que se convertirán en indefinidas aglomeraciones, cuyos verdaderos nombres tendrían que ser Necrópolis, ya que por los inaguantables ruidos, fealdades, todo tipo de contaminaciones, inseguridad ciudadana, robos y crímenes, la vida en ellas será insoportable. (Ver HOJA nº 8)

El resultado de tratar estos tres acontecimientos juntos será de todo tipo de contaminaciones que destruirán la biosfera de nuestro planeta causando el calentamiento del mismo y un cambio climático que son los temas que se discuten en la citada Conferencia de las Naciones Unidas, esperando que dentro de los próximos 42 años, los que nos quedan hasta el año 2050, con la ayuda de nuestros científicos y con nuestros avances tecnológicos, podamos producir el doble cantidad de energía que es la que se tendrá que crear por el continuo aumento de la población del mundo y el crecimiento de la demanda para más consumo de energía por nuestras sociedades de consumo y que estas energías sean además limpias.

Ante estos hechos, los que en los próximos 42 años, que nos quedan hasta 2050, van a aumentarse, incluso duplicarse, sólo un ingenuo e infundado optimismo en nuestros futuros avances científicos y tecnológicos puede justificar la opinión de que estos van a poder producir esta desorbitada cantidad de energía limpia que necesitaremos para poder mantener nuestra vida sana y salvar el medio ambiente de nuestro planeta, del que depende el bienestar y la felicidad de todas las vidas que lo componen.


Como ante el insignificante resultado obtenido hasta hoy en el campo experimental de nuestras tecnologías para producir suficiente materias primas que puedan satisfacer las demandas de nuestras sociedades de consumo, excepto los organizadores de estas conferencias mundiales de las Naciones Unidas, muchas personas que poseen sentido común ya están reconociendo de que nuestros males no han surgido al azar sino que como además de estos 4 tipos de males que aquí he tratado, existen paralelamente muchos nuevos tipos de males que afectan nuestro modo de vida, detrás de éstos tiene que existir una causa y lo que es la errónea conducta y actividades del hombre contemporáneo.

Si es así, que lo demuestran los hechos, entonces para encontrar la solución para eliminar estos males tenemos que concentrar nuestras investigaciones sobre el estudio de la verdadera naturaleza de la especie humana y basados en este conocimiento ver la posibilidad de cómo lograr cambiar sus erróneas conductas y actividades.

En esta búsqueda nos ayudará la historia de la conducta y actividades del hombre, según la que, estando la naturaleza humana compuesta no sólo de Instinto, como en el caso de los otros seres animados (animales) en la que está impresa la Verdad sobre la Existencia, también de Espíritu, la cual es idéntica en carácter con el Espíritu Supremo y posee los mismos dones y facultades con los que a través de esto el hombre puede conocer la Verdad, pero como estas dos fuentes para obtener la Verdad, al no estar aisladas una de la otra, sino que están fusionadas en una unidad inseparable, la influencia de una sobre la otra modifica ambas y el hombre puede tener 3 posibilidades para realizar su vida, a saber; 1/ puede sobrevalorar las necesidades de la parte de su Espíritu a costa de las necesidades de la parte de su Instinto, situación que existía en la época Arcaica de la antigua cultura de Grecia y en la Edad Media de nuestra Cultura Cristiana, y que en ambos casos ha determinado su “filosofía del mundo y de la vida” que ha definido sus jerarquías de valores y actuaba como guía para sus conductas y actividades. Los resultados de este tipo de conducta obtenidos en los campos de sus actividades han causado muchos tipos de males de cuya causa ellos no eran conscientes y mientras duraba esta errónea “filosofía del mundo y de la vida”, ningún intento valía para poder eliminarlos. 2/ sólo cuando a través de las contradicciones manifestadas entre sus ideas y de la realidad se presentaron con más claridad y estaban empezando a interesarse por otra parte de su naturaleza, por su parte física instintiva, y lograron establecer el justo equilibrio entre ambos, que ha ocurrido en la época Clásica de la antigua cultura de Grecia y en el Renacimiento de nuestra cultura cristiana y obtener con ello su justa “filosofía del mundo y de la vida” que guiaba sus conductas y actividades, han desaparecido los anteriores males, sin ninguna intención especial sino de manera natural y espontánea casi sin darse cuenta de ello.


Como no eran conscientes del papel que tenía el estado psicosomático en este deseado y feliz estado de sus naturalezas, al experimentar las mejoras físicas en sus vidas cotidianas como consecuencia de sus nuevos tipos de intereses obtenidos en el desarrollo de las ciencias y conocimientos prácticos sobre la vida, poco a poco pierden interés por sus vidas espirituales, cambiando esto con los intereses de sus vidas físicas-instintivas, llegando, sin darse cuenta de ello, a su tercera posibilidad, a su exageradamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” y la pérdida del justo equilibrio entre la parte de su espíritu e instinto, que es sin embargo la condición indispensable que el hombre puede también, como los otros seres animados (animales) adaptarse con su conducta con la perfección a las Leyes de la Naturaleza, sin perturbar su perfecto y armonioso desarrollo del que depende el bienestar de todas las vidas que la componen, incluida su felicidad.


Este desafortunado estado que existió en la época Helenística de la antigua cultura de Grecia, en la cultura de Judea y Roma en la época de Jesucristo y que existe desde la Revolución Industrial, extendiéndose ésta ya entre todas las civilizaciones en nuestro planeta, aprendiendo de esto vemos que debido a esta falsa “filosofía del mundo y de la vida” otra vez han presentado los mismos tipos de males correspondientes a la misma y que en aquel tiempo quizás por degenerarse la parte más importante de nuestra naturaleza, el espíritu, ellos no han logrado cambiar su errónea “filosofía del mundo y de la vida” por proceso evolutivo y eliminar sus males, sino llevando sus errónea conducta hasta el final, el cambio se ha realizado abruptamente y de manera destructiva, que ha servido para nacer una nueva y necesitada “idea sobre el mundo y la vida” pronunciada en este caso por Jesucristo, cuya esencia, al no concebir con claridad sus discípulos y seguidores, han convertido en una ideología religiosa exagerando su parte trascendental con que se ha abierto un nuevo camino para una nueva cultura que se desarrolló como he expuesto anteriormente. (ver HOJA nº 4)

Encontrándonos en este desagradable estado que existió en la época Helenística de la antigua cultura de Grecia y de la cultura Judea y Roma en la época de Jesucristo y aprendiendo de este caso, que ellos, al no lograr restablecer el justo equilibrio perdido entre la parte Espiritual e Instintiva de su naturaleza especial humana y establecer la justa “filosofía del mundo y de la vida” que guía las conductas y actividades del hombre, no han podido eliminar sus males, e intentar llevar hasta el fin sus erróneos modos de vida, el necesitado cambio se ha realizado por medio de una destrucción, si queremos evitar la misma suerte, sabiendo que la naturaleza del hombre está concebida de tal manera que sólo puede adaptarse con su conducta a las Leyes de la Naturaleza si logra establecer el justo equilibrio entre la parte Espiritual y la Instintiva de su naturaleza especial humana, tendremos el objetivo, que en nuestro caso teníamos que seguir.


Para obtener esta meta las Naciones Unidas y otros organismos oficiales y organizaciones profesionales, sociales, políticas, culturales, etc., tendrían que abandonar sus erróneos enfoques hasta hoy aplicados y tendrían que, al menos, completar los programas de sus conferencias y congresos mundiales con este tipo de búsqueda, que se concentra en la Causa de nuestros manifestados males y a pesar que este tipo de investigación no dará resultados inmediatos, que por el avanzado estado de nuestros males y falta de tiempo necesitaremos, pero como lo practicado hoy sólo nos llevaría a una catástrofe final de nuestras existencias, este otro enfoque al menos estaría en el camino acertado y necesitado que si no lo llegáramos salvar, nuestros congéneres, al menos, tendríamos elaborada la necesitada idea y sus correspondientes soluciones para los supervivientes y las nuevas generaciones, quienes aprendiendo del inevitable destructivo fin de nuestras civilizaciones estarían dispuestos a aceptar esta nueva “filosofía del mundo y de la vida.


Madrid, 10 de Marzo de 2009
Ferenc Z. Lantos DR. Arquitecto

Este ensayo publicado en el número 14 de la revista MENSAJE de mi Centro de investigación, como durante este un año y 18 meses nuestros enumerados males estaban aumentando tal como he expuesto y ni las Naciones Unidas ni los otros Organismos Oficiales y Organizaciones Particulares cuyos acometidas es de tratar estos graves problemas, siguen con sus erróneos enfoques, de aceptar cada mal como un hecho dada y tratarlos directa y separadamente unos de otros y sin relacionarlos con sus causas, que ante sus continuos fracasos de obtener sus deseados objetivos algunas personas preocupadas por nuestro futuro han reconocido lo que anunciaba yo en mi ARTICULO DIRIGIDO A LAS INTELIGENCIAS INQUIETAS, publicado en el año 1966, que la causa de nuestros males es el erróneo conducta y actividades del hombre contemporáneo y aprovechando este hecho, La Fundación BBVA por ser un negocio anunciar este hecho elige un reconocido científico alemán y fundador de Instituto Max Planck de Meteorología, galardonando con Fundación BBVA con el Premio “Fronteras del Conocimiento”, por pronunciar él que el “ser humano este cambiando el clima”, que esto hoy ya es un conocimiento publico, empero como este Señor no ha dicho porque es el hombre la causa de este negativo cambio de su conducta y actividades y nadie hace caso de este gravísimo hecho , he decidido publicarlo mi ensayo en mi BLOG.

Madrid 31 de Marzo de 2010
F.Z.Lantos Dr.Arquitecto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.