29 ene. 2011

¿PORQUE ES FALSO LA TEORÍA DEL CIENTÍFICO ALEMÁN KLAUS HASSELMANN Y DE NICHOLAS STERN ECONOMISTA BRITÁNICO SOBRE EL TEMA DE CAMBIO CLIMÁTICO, QUE EN LUGAR DE RESOLVER ESTE PROBLEMA SUS PROPOSICIONES EMPEORARÁN LA SITUACIÓN?

__________
¿PORQUE ES FALSO LA TEORÍA DEL CIENTÍFICO ALEMÁN KLAUS HASSELMANN Y DE NICHOLAS STERN ECONOMISTA BRITÁNICO SOBRE EL TEMA DE CAMBIO CLIMÁTICO, QUE EN LUGAR DE RESOLVER ESTE PROBLEMA SUS PROPOSICIONES EMPEORARÁN LA SITUACIÓN?

   Referente a la teoría del Klaus Hasselmann, citando sus palabras referente al problema del cambio climático, expone:”Hemos podido demostrar con datos que el ser humano esta cambiando el clima, y esto es un importante avance científico”, pero para la pregunta de la periodista Dñ. Mercedes Barrutia de ¿Cómo abordar el cambio sin disminuir las comodidades, de la calidad de vida?, el Sr. Hasselmann contesta: “La gente cree que se reduce la calidad de vida pero  creo no es así .Hay que invertir en tecnologías, desviando recursos para ello. Si logramos vencer la crisis financiera será posible. El porcentaje que se dedica actualmente para estos menesteres es muy bajo, cuando se consigan mejoras en las energías alternativas y renovables daremos un gran paso”. Con estas declaraciones, sin darse cuenta, su teoría cae en contradicción con si misma, ya que si el causante del cambio climático es el ser humano, el Sr. Hasselmann tendría que exponer con datos, porque es el ser humano el causante y que medio propone para remediarlo, y no aceptar nuestro modo de vida como válida, e intentar eliminar  los manifestados efectos de esta causa.
   Referente a la teoría de economista británico Nicholas Stern, quien de acuerdo con su profesión, acostumbrado de no ver los acontecimientos como manifestados efectos de una causa sino aceptarlos como unos hechos dados y casuales, ni le ocurre relacionar el problema del cambio climático con una causa y atribuir esta causa al ser humano, que valía para Klaus Hasselmann el Premio de Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento, que como esto es una cuestión filosófica, relacionado con la Vedad, que en su formación profesional, a falta de este tipo de conocimiento, juzga los problemas desde su erróneo punto de vista, y piensa resolver el grave problema del cambio climático diciendo: “Que es más rentable tener medidas contra el cambio climático que afrontar el coste de no hacerlo”, sin darse cuenta que al no tocar la causa de nuestros innumerables males, surgidos desde la revolución industria,  que es el erróneo conducta y actividades del hombre contemporáneo, cuyos demandas materiales son ya tan grandes que ni con los futuros avances tecnológicos  y mucho menos con los gastos que supondrían la aplicación de estos descubrimientos podríamos seguir el paso de este negativo acontecimiento, por lo que su proposición, aunque es de sentido común, será irrealizable, sino sólo completando con datos, ¿porque es el hombre causante del cambio climático?, que no ha expuesto el Sr. Hasselmann, podríamos obtener la solución justa y necesitada para resolver el problema del cambio climático, y eliminar todos nuestros males, aplicando este conocimiento.

Haciendo esto y basado en el conocimiento de la conducta y actividades del hombre, a lo largo de su historia, hemos observado que mientras la conducta de los animales ha sido, durante este tiempo, constante y preestablecido, en el caso del hombre, a pesar que física y biológicamente eran  idénticos, esto ha sido muy diferente. La causa de esto ha sido y es su especial naturaleza, que a diferencia de los otros seres animados (animales) debajo de su nivel, esta compuesta no sólo de instinto sino también de espíritu, y a través del primero, él también puede sentir y a través del segundo conocer la Verdad sobre la Existencia.

Empero como estas dos facultades dentro de la vida del hombre esta inseparablemente fusionada en una unidad, la influencia del uno sobre el otro, modifica ambos conocimientos y dependiendo de sus valoraciones, el hombre puede tener tres posibilidades para su vida, obteniendo valores positivos o negativos correspondientes de cada caso. 
 La historia nos demuestra este hecho, y hemos visto que en la época arcaica de la antigua cultura de Grecia, y en la época de Edad Media de nuestra cultura Cristiana, cuando en ambas culturas los hombres han sobrevalorado la parte espiritual de su naturaleza, a costa de su parte instintiva, los hombres tenían dificultades de adaptarse con sus conductas a las Leyes de la Naturaleza, y han creado, sin saberlo, los hoy ya conocidos males, que al descubrir poco a poco las contradicciones entre sus ideas y de la realidad, basada en esta experiencia, han abandonado su errónea “filosofía del mundo y de la vida”, y con un lento evolución, han logrado establecer el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza, y con ello se elimino, sin ninguna intención planeada, sino de manera natural y espontánea todos los males presentados, por su erróneo “filosofía del mundo y de la vida”, en sus anterior épocas.

   Empero como este éxito no han relacionado con su estado psicosomático, sino han atribuido a los resultados científicos, como un hecho dado, y en intención de mejorar aún más la parte física de su vida, cambian sus intereses espirituales para intereses materialistas, perdiendo, sin darse cuenta de ello, el justo y perfecto equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza, que tenia en la época clásica de la antigua cultura de Grecia y en la época del Renacimiento de nuestra cultura Cristiana, cuyo resultado en la época helenística de la antigua cultura de Grecia ha sido la perdida de la capacidad creativa, la sensibilidad artística, y valores espirituales y morales, creando otra vez innumerables males correspondientes a este erróneo tipo de “filosofía del mundo y de la vida”, estas civilizaciones no han logrado corregir sus errores por medio  evolutivo, sino  llevando hasta su fin este erróneo modo de vida, el cambio se ha realizado de una manera revoltosa y destructiva, lo que ha servido para que nazca una nueva y justa “filosofía del mundo y de la vida”, que en esta caso ha pronunciado Jesucristo, con lo que se ha logrado abrir un nuevo camino para salvar el futuro de la especie humana.

   Encontrándonos hoy en el mismo estado degenerado de nuestra naturaleza  psicosomática, como existía en la época helenística de la antigua cultura de Grecia, pero con muchas más negativas consecuencias y poderes destructivos en nuestra disposición, todo indica que nuestras civilizaciones se acabaran de la misma manera.

   Para evitar este catastrófico fin de nuestras civilizaciones, sabiendo ya que la causa de todos nuestros males es el degenerado estado de nuestra naturaleza psicosomática, y la solución para eliminarlos es el reestablecimiento de la misma tal como existían en la época clásica de la antigua cultura de Grecia y en la época de Renacimiento de nuestra cultura Cristiana, tomando estos  ejemplos, referente a la conducta y actividades del hombre, sólo tenemos que buscar como introducir y aplicar el modo de vida que tenían ellos.

   Desgraciadamente, como para poder cambiar el erróneo modo de vida de los hombres de nuestras civilizaciones no depende de una simple voluntad de alguien, sino sólo logrando recuperar el perfecto equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de nuestra naturaleza especial humana, que es un proceso muy largo y que exige una revolución espiritual, un renacimiento individual de cada persona, realizar este cambio, por el avanzado estado de nuestros males, y la negación de parte de los hombres de nuestras civilizaciones, faltaría tiempo para poner en practica esta justa y necesitada solución, pero a pesar de todo, teniendo elaborado está, los supervivientes y las nuevas generaciones depuesta de aceptar esta gerencia, abrirán otra vez un nuevo camino para una nueva cultura.

Madrid 29 de Enero de 2011,                                                           F. Z. Lantos Dr. Arquitecto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.