7 ene. 2011

LAS CIUDADES DEL FUTURO, Mis comentarios sobre este tema

__________
          Francisco Z, Lantos, on Diciembre 28th, 2010 at 3:56 pm Said:
    ¿Nuestros futuros asentamientos humanos si continuarán creciendo al azar, en grandes Metro-Mega y ya incluso como Necro polis, sin preocuparnos mucho por ello, y aglomerandose los hombres en enormes conurbaciones, creando desorientación, confusión y caos, en su sistema estructural, ruido y contaminación en su atmósfera, y fealdad en su ambiente formal, y una destrucción de la misma naturaleza con su arbitraria expansión? ¿Aportará algo importante ese crecimiento cuantitativo y prosperidad material a la felicidad humana, y existe la posibilidad de seguir aumentando esta tendencia o, por el contrario tiene un limite de resistencia la psique humano de vivir en el caos, en inseguridad y abandono, y su vida biológica de vivir sin aire puro, agua contaminada y comer de lata? ¿Si acaso hubiera resistido todo esto y aún llegase a favorecerle, hay materia prima suficiente para todas estas demandas en vertiginoso crecimiento? Para los ignorantes y los cegados en su optimismo por la ciencia y la tecnología, sólo quiero llamar la atención de que actualmente sólo 20% de la población mundial “disfruta” de nuestros avances tecnológicos, aspirando el resto también a disfrutarla, y si añadimos a este hecho el enorme crecimiento demográfico, no faltaría pruebas para demostrar la imposibilidad de su realización, y el gran peligro que este camino significa para la humanidad. 
                                                                                                                                                               
  1. Francisco Z, Lantos, on Enero 7th, 2011 at 2:17  pm Said 
  2. Las ciudades de nuestro futuro inmediato serán catastróficas, verdaderos infiernos, en los que no se podrá vivir.Estas ciudades ya existen, yo, en mis largos viajes, he experimentado este sentimiento en muchas ciudades, en las que las gentes viven en constante tensión, miedo, aislamiento, en medio de un insoportable ruido y contaminación, pero desgraciadamente, por la despreocupación, el egoísmo, la hipocresía y la demagogia, el hombre contemporáneo (no importa que sea un político, un sociólogo, un profesional de cualquier tipo o un obrero)no hace nada para intentar resolver este problema, por lo que la situación tiene que empeorar aún, y deberá llegar a ser demencial, para que él despierte de su letargo y haga algo. Desgraciadamente, cuando esto ocurra ya será tarde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.