5 nov. 2011

UNA CIUDAD SEGURA ES UNA CIUDAD JUSTA

__________
UNA CIUDAD SEGURA ES UNA CIUDAD JUSTA

Este es el tema del Día Mundial del Hábitat para este año, que las Naciones Unidas celebrarán a primeros de Octubre en La Haya, capital de Holanda.

Para esta ocasión, como junto con las conferencias existe también un concurso de premio para el Galardón de Honor de Hábitat, he decidido presentarme, aunque al basarse mis ideas sobre un enfoque y criterios diferentes de los de las Naciones Unidas y de nuestras sociedades en general, tendré pocas posibilidades incluso para ser admitido y considerado.

Empero, como este tratamiento desinteresado para ideas y proposiciones diferentes de lo establecido y rutinariamente practicado por los organismos oficiales y organizaciones profesionales, los cuales por sus papeles que representan están obligados a respetar el modo de vida del hombre de nuestras sociedades materialistas y espiritualmente vacías, tomando en consideración que la mayoría de la gente hoy está absorbida con esta falsa “filosofía del mundo y de la vida”, encontré natural los intereses de ignorarme, no obstante, al estar convencido de mi acierto y su necesidad de implantarlo lo más antes posible en nuestras actividades y conductas, obedeciendo a mi conciencia y deber profesional, continuo con mi trabajo en esta línea, esperando que con mi insistencia lograré aún, antes que la Naturaleza misma se rebele, cambiar el erróneo enfoque y criterio de nuestros organismos oficiales sobre los que se basan sus estudios y proposiciones.

Basándome en mi teoría sobre el tema, como las ciudades son los alojamientos para los hombres, éstos tienen que satisfacer las justas e intrínsecas necesidades de sus habitantes, por eso, antes de todo, hace falta saber cuales son las justas e intrínsecas necesidades de la naturaleza de la especie humana.

El hombre, el único ser que además de instinto, que lo tiene también todos los seres vivientes por debajo de su nivel, tiene también espíritu (alma) que para poder desarrollar  su bienestar y felicidad tiene que satisfacer ambas necesidades.

Las necesidades espirituales él las obtiene en su relación con su género y medio ambiente en el que desarrolla su vida, pero esto sólo lo logra si esta relación le proporciona amor y belleza, el primero él lo obtiene en la unión entre hombre y mujer en matrimonio, formando una familia con hijos y poseyendo una ideología sobre “el mundo y la vida” que si es acertada, viva y compartida con toda la sociedad en que vive, y la segunda la obtendrá con la interpretación y transformación de estos hechos en forma dentro de arte de arquitectura, escultura, pintura, música etc., y en contemplación de formas y comportamientos de los animales y vegetales de la naturaleza que irradian amor y belleza en toda su parte.

Las necesidades físicas exigidas por su cuerpo las obtiene, como los otros seres animados por debajo de su nivel, en la consumición de alimentos naturales y en su hogar que le permite una vida íntima dentro de su familia.

Para realizar este tipo de vida que corresponde a su naturaleza psicosomática el hombre tiene que vivir en comunidades, que son sus poblados y ciudades que para satisfacer estas intrínsecas necesidades tendrían que ser como su propia existencia, tienen que ser definidas en su extensión, ordenadas en su estructura, con una distribución diferenciada y funcional de sus partes ocupando las partes más importantes los edificios religiosos, sociales y culturales, los recreativos y deportivos entre los que se extenderán las zonas residenciales, creando calles y plazas a escala humana que servirán también, no sólo para iluminar y ventilar las viviendas sino para reunirse allí con la gente, jugar los niños y pasear los mayores.

Este tipo de ciudades y poblados que existían en la época clásica de la antigua cultura de Grecia y en el Renacimiento de nuestra cultura cristiana, cuando estas sociedades han logrado establecer el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de las que está compuesta la naturaleza especial humana, podrían servirnos como ejemplos para ver qué tipo de ciudades corresponden a nuestra naturaleza especial humana y como nuestras actuales ciudades en los que ya viven el 50 % de la población del mundo con sus tamaños indefinidos, estructura y extensión caóticas y arbitrarias en las que se han fusionado en una aglomeración confusa y arbitraria 30-60 ciudades y poblados existentes, algunas de ellas de 10-30 millones de habitantes, en las que reina el caos, contaminaciones, inseguridad ciudadana y todo tipo de crímenes y nuevos tipos de enfermedades incurables, estos hechos nos demuestran que dentro de estas monstruosas y deshumanizadas ciudades no se puede hacer nada para obtener una ciudad segura y justa, y será un error grave confundir unos buenos resultados locales en  alguna parte concreta de estas ciudades, que sólo nos serviría para desviar nuestra búsqueda de nuestro problema real, retrasando con ello la inevitable catástrofe que este erróneo enfoque de las Naciones Unidas causaría para obtener el deseado objetivo de esta Conferencia.

Para evitar este fracaso yo, en mi concurso para el premio del Galardón de Honor de Hábitat, basado en mis conocimientos sobre la justa e intrínseca naturaleza de la especie humana, he desarrollado y presentado en 4 tipos de ciudades que corresponderían para realizar para nuestro tiempo, cuyas influencias de sus ambientes en la formación de las mentalidades de sus habitantes ayudarán a cambiar su modo de vida y recuperar el justo y necesitado equilibrio perdido de su naturaleza psicosomática, que es la llave para anular de manera natural y espontánea todos nuestros males y restablecer el ordenado y armonioso desarrollo de la Naturaleza de nuestro planeta.

Madrid 15 de Agosto de 2007
Francisco Z. Lantos Dr. Arquitecto

Nota.: Este ensayo expuesto en el Numero 11 de la Revista anual MENSAJE de mi Centro de Investigación, al ser valido su contenido hoy también he decidido exponerlo en mi blog.

Madrid 11 de Octubre de 2011

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.