16 nov. 2011

¿QUE DEBEMOS APRENDER DEL CRISIS ECONÓMICO MUNDIAL? Este repentino negativo acontecimiento, tomando en consideración que este mal es sólo uno de los innumerables e interrelacionados males surgidos después de la revolución industrial, entre los que los más graves son el antinatural y desenfrenada expansión demográfica y también antinatural excesivo consumo de energía de los hombres de nuestras civilizaciones, los que ni las Naciones Unidas ni de otros Organismos Oficiales y Organizaciones Particulares, cuyos cometidos es de tratar nuestros males, no han dado suficiente importancia a este cambio en la conducta y actividades del hombres contemporáneo, y sin buscar la causa de nuestros males han tomado cada uno directa y separadamente, cayendo en un error de un mal médico quien intenta curar una enfermedad infecciosa manifestada en epidermis con pomada sin conocer la existencia de su causante, la de la infección. Corrigiendo este erróneo enfoque de juzgar y tratar nuestros males, tomando el caso de crisis económico mundial y relacionarlo este problema con el antinatural crecimiento de la población del mundo y antinatural crecimiento de consumo de energía de los hombres de nuestras civilizaciones, que hoy con su 7.000 millones es 35 veces más que existió en la época de Jesucristo, y el consumo de energía por persona es 3 – 4 veces mayor de lo normal y lo que existió en la época de Jesucristo, significara 35x(3 – 4) = 105 – 140 veces más consumo de energía, pero que este negativo cambio de conducta del hombre aún no ha llegado a su techo y lo que se espera para que población del mundo para el año 2050 llegara de tener 9.600 millones o sea 47 veces más y consumo de energía se extenderá durante este tiempo también entre los países económicamente emergentes, que significa de 2/3 de la población del mundo, y multiplicando estos dos factores nos dará 47x(3 – 4) = 141 - 188 veces más consumo de energía que existía en la época de Jesucristo en mismo tamaño de planeta. Creo que antes estos hechos no hace falta ninguna demostración que nuestro planeta no posee los necesitados materias primas para satisfacer este desorbitada exigencia de energías y si por un milagro hubiera poder resolver este demanda, las contaminaciones de tierra aire y agua que estos productos causarían, ninguna vida que componen nuestro planeta podría aguantar. A pesar de estos hechos nuestros economistas continúan considerar este problema como coyuntural y respetando el erróneo modo de vida de los hombres de nuestras civilizaciones, buscan soluciones prácticas para resolver este problema, sin darse cuenta que para obtener el bienestar económica que exigen los hombres de hoy será indispensable asegurar puesto de trabajo para todas las personas, que con la emancipación de las mujeres se duplico la mano de obra en mercado, y con las nuevas maquinarias e instrumentos capaces de producir trabajos de 10 -100 personas será imposible de crear trabajos para todas las personas, y anular en constante crecimiento de desempleo, que si este podría resolverse la consecuencia será la destrucción del medio ambiente y biodiversidad de nuestro planeta será destruida. ¿Que debemos aprender de estos contradicciones?, es de reconocer que nuestros innumerables e interrelacionados males surgidos desde la revolución industrial no son casuales sino son los manifestados efectos del erróneo modo de vida de nuestras sociedades y la única solución de resolver este grave situación es buscar la solución como poder restablecer la justa “Filosofía del mundo y de la vida” de la especie humana, que como hemos vista en la historia de la conducta y actividades del hombre, esto sólo puede obtenerse lograr establecer el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de la naturaleza especial de especie humana. Obtener este necesitado cambio no serán, aunque puede parecer paradójico, no serán nuestros economistas, sino algunos sabios o filósofos quienes podrían encontrar la solución necesaria. Madrid 16 de Noviembre de 2011 Francisco Z. Lantos Doctor Arquitecto

__________
¿QUE DEBEMOS APRENDER DEL CRISIS ECONÓMICO MUNDIAL?

Este repentino negativo acontecimiento, tomando en consideración que este mal es sólo uno de los innumerables e interrelacionados males surgidos después de la revolución industrial, entre los que los más graves son el antinatural y desenfrenada expansión demográfica y también antinatural excesivo consumo de energía de los hombres de nuestras civilizaciones, los que ni las Naciones Unidas ni de otros Organismos Oficiales y Organizaciones Particulares, cuyos cometidos es de tratar nuestros males, no han dado suficiente importancia a este cambio en la conducta y actividades del hombres contemporáneo, y sin buscar la causa de nuestros males han tomado cada uno directa y separadamente, cayendo en un error de un mal médico quien intenta curar una enfermedad infecciosa manifestada en epidermis con pomada sin conocer la existencia de su causante, la de la infección.

Corrigiendo este erróneo enfoque de juzgar y tratar nuestros males, tomando el caso de crisis económico mundial y relacionarlo este problema con el antinatural crecimiento de la población del mundo y antinatural crecimiento de consumo de energía de los hombres de nuestras civilizaciones, que hoy con su 7.000 millones es 35 veces más que existió en la época de Jesucristo, y el consumo de energía por persona es 3 – 4 veces mayor de lo normal y lo que existió en la época de Jesucristo, significara 35x(3 – 4) = 105 – 140 veces más consumo de energía, pero que este negativo cambio de conducta del hombre aún no ha llegado a su techo y lo que se espera para que población del mundo para el año 2050 llegara de tener 9.600 millones o sea 47 veces más y consumo de energía se extenderá durante este tiempo también entre los países económicamente emergentes, que significa de 2/3 de la población del mundo, y multiplicando estos dos factores nos dará 47x(3 – 4) = 141 -  188 veces más consumo de energía que existía en la época de Jesucristo en  mismo tamaño de planeta.

Creo que antes estos hechos no hace falta ninguna demostración que nuestro planeta no posee los necesitados materias primas para satisfacer este desorbitada exigencia de energías y si por un milagro hubiera poder resolver este demanda, las contaminaciones de tierra aire y agua que estos productos causarían, ninguna vida que componen nuestro planeta podría aguantar.

A pesar de estos hechos nuestros economistas continúan considerar este problema como coyuntural y respetando el erróneo modo de vida de los hombres de nuestras civilizaciones, buscan soluciones prácticas para resolver este problema, sin darse cuenta que para obtener el bienestar económica que exigen los hombres de hoy será indispensable asegurar puesto de trabajo para todas las personas, que con la emancipación de las mujeres se duplico la mano de obra en mercado, y con las nuevas maquinarias e instrumentos capaces de producir trabajos de 10 -100 personas será imposible de crear trabajos para todas las personas, y anular en constante crecimiento de desempleo, que si este podría resolverse la consecuencia será  la destrucción del medio ambiente y biodiversidad de nuestro planeta será destruida.

¿Que debemos aprender de estos contradicciones?, es de reconocer que nuestros innumerables e interrelacionados males surgidos desde la revolución industrial no son casuales sino son los manifestados efectos del erróneo modo de vida de nuestras sociedades y la única solución de resolver este grave situación es buscar la solución como poder restablecer la justa “Filosofía del mundo y de la vida” de la especie humana, que como hemos vista en la historia de la conducta y actividades del hombre, esto sólo puede obtenerse lograr establecer el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de la naturaleza especial de especie humana.

Obtener este necesitado cambio no serán, aunque puede parecer paradójico, no serán nuestros economistas, sino algunos sabios o filósofos quienes podrían encontrar la solución necesaria.

Madrid 16 de Noviembre de 2011
Francisco Z. Lantos
Doctor Arquitecto

2 comentarios:

  1. A propósito: Leido en DISTORSIONES URBANAS. http://basurama.org/b06_distorsiones_urbanas_pardo.htm

    Nunca fue tan hermosa la basura. "la riqueza de las sociedades en las que domina el modo de producción capitalista se presenta como una inmensa acumulación de basuras".
    Los movimientos migratorios y los traslados de basura tienen, por tanto, esto en común: se trata de encontrar un sitio –en otro lugar– para aquello que no lo tiene –en este lugar–.
    CONCLUSIÓN: "Lo que ha entrado en CRISIS es la utopía de un mundo sin basura –un mundo ordenado, en el cual cada cosa esté en su sitio"

    ResponderEliminar
  2. NO ENTIENDO QUE RELACIÓN TIENE ESTE COMENTARIO CON EL TEMA DE MI ARTICULO.
    FRANCISCO Z. LANTOS

    ResponderEliminar

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.