29 sept. 2013

SOBRE LA POBREZA

__________

SOBRE LA POBREZA

Una persona que tenga una fe viva en una religión y realiza su vida con amor dentro de su familia y con la sociedad con la que está relacionada o es un hombre creativo y que obtiene un alimento espiritual a través de practicar su profesión y posee la sensibilidad de disfrutar la alegría con la contemplación de la belleza producida por la Naturaleza, mientras tiene lo justo y necesario para satisfacer las necesidades materiales de su cuerpo no se siente pobre aún al no poseer propiedades y comodidades físicas tales como viviendas inteligentes equipadas con ordenadores, aire acondicionado, garaje para su coche, ni poseen trajes, camisas zapatos a la última moda, los que hoy, en los países así llamados desarrollados la gente considera indispensable para obtener sus felicidades, pero una vez satisfechas sus aspiraciones económicas quedan desilusionados estando obligados a observar que la deseosa felicidad se está alejando, sin reconocer que la causa de esta contradicción es la degeneración de la parte espiritual de su naturaleza psicosomática que le imposibilita a encontrar felicidad en los valores espirituales, morales y culturales que sin embargo, es gratuita y no hace daño a la Naturaleza.
Los hombres espiritualmente vacíos de estas sociedades de los países económicamente desarrollados con su falsa jerarquía de valores, ven a la gente de los países en desarrollo y “subdesarrollados” pobres y como además de poder mantener el nivel de vida alcanzado aquí tienen que extender el mercado para sus productos, están intentando ayudarles económicamente para vencer la “pobreza” y “mejorar” el nivel de vida de acuerdo con sus jerarquías de valores, sin darse cuenta que con esta intervención sólo lograrían debilitar la fe en sus religiones y actividades espirituales, culturales y costumbres, en las que aún están encontrando felicidad gratuita, cambiando esta actitud hacia la vida y sus justas jerarquías de valores sin la posibilidad de satisfacer económicamente las nuevas demandas materialistas que crecerán más rápidamente que la capacidad económicamente necesitada en su realización.
Además, si por un milagro lográramos introducir y extender el modo de vida de los países así llamados desarrollados que hoy representa sólo el 25-30% de la población del mundo y llevar el consumo de energía allí también a nuestro nivel, esto podría significar una media de 3-4 veces más consumo de energía por persona de lo normal y necesitado por nuestra naturaleza psicosomática a la que si multiplicamos con el antinatural crecimiento de la población del mundo que según las estimaciones de las Naciones Unidas para el año 2050 puede alcanzar la cifra de 10.000 millones, lo que comparándolo con la población del mundo en la época de Jesucristo, que era de 200 millones, significaría 50 veces más población del mundo que multiplicando por 3-4(anormal crecimiento del consumo de energía por persona)= 150-200 veces más consumo de energía que existía en nuestro planeta en la época de Jesucristo. Basado en nuestra experiencia directa de las contaminaciones de agua, aire y tierra, del cambio climático, la destrucción de la capa de ozono y la diversidad biológica, desastres naturales, nuevos tipos de enfermedades, etc., que hoy aún ni hemos llegado a la mitad que llegaríamos tener con esta política en el año 2050, creo que está dramáticamente demostrado la falsedad de este tipo de ayuda para vencer la pobreza en nuestro planeta, al contrario, si esto hubiera sido posible realizar, la destrucción inimaginable de nuestro planeta sería inevitable.
Para evitar esta catástrofe tenemos que reconocer que por no satisfacer las intrínsecas necesidades de la parte espiritual de nuestra naturaleza psicosomática, somos nosotros los pobres y los que necesitan ayuda y los que podríamos aprender de los países económicamente subdesarrollados donde aún existe el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de nuestra naturaleza especial humana, estudiando el modo de vida de ellos y ver la posibilidad de como restablecer aquí este modo de vida perdido.

Madrid, 29 de Septiembre  de 2013

Francisco Z. Lantos
Doctor Arquitecto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.