30 sept. 2013

¿PORQUÉ NO LOGRAN EVITAR NUESTRAS CIVILIZACIONES TANTO SU PROPIA DESTRUCCION COMO LAS DEL MEDIO AMBIENTE PARA QUE SOSTENGAN TODAS LAS VIDAS EN NUESTRO PLANETA?

__________
¿PORQUÉ  NO LOGRAN EVITAR NUESTRAS CIVILIZACIONES TANTO SU PROPIA DESTRUCCION COMO LAS DEL MEDIO AMBIENTE PARA QUE SOSTENGAN TODAS LAS VIDAS EN NUESTRO PLANETA?

Hace 40 años, en mi artículo “La causa del enorme aumento de la población del mundo”, publicado en la revista “Arquitectura” del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, cuando la población del mundo aún tenía la mitad de los 6.400 millones que tenemos hoy, en el expuse que el más grave problema que atraviesan nuestras civilizaciones es este desenfrenado y antinatural crecimiento que junto con el también antinatural aumento del consumo de energía del hombre contemporáneo son las causas de todos nuestros innumerables e interrelacionados males, y para paliar estos tendríamos que sobreponer este fenómeno a cualquier otro problema y concentrar nuestra investigación en la búsqueda de su causa.

Al no lograr obtener la esperada atención sobre este tema ni de mis colegas ni del público en general, seis meses más tarde publiqué en la misma revista un llamamiento bajo el título “Artículo dirigido a las inteligencias inquietas”, que tampoco tuvo la esperada respuesta.

Este desinterés no ha podido mermar mi preocupación y entrega a la búsqueda, y quince años más tarde, 10 de Mayo de 1981, logré publicar en la revista semanal “Los Domingos de ABC” del propio periódico el mismo artículo bajo el título “Causa y solución de la enorme expansión demográfica”.

En este artículo, basándome en mis ininterrumpidas investigaciones filosóficas expuse que la causa del antinatural y desenfrenado aumento de la población mundial y consumo de energía del hombre contemporáneo y las consecuencias de nuestros males es la especial naturaleza de la especie humana, que a diferencia de los otros seres animados por debajo de su nivel, estando compuesto de alma (espíritu) con facultad de conciencia y raciocinio, con los que puede juzgar y valorar la Verdad conscientemente, y de cuerpo con instinto a través del que puede, como los otros seres por debajo de su nivel, sentir la Verdad, debido a esta mezcla, él es el único ser libre de sus actos y tiene tres posibilidades para desarrollar su vida. De la historia de sus conductas y actividades descubrimos que:

1/ Él puede exagerar la importancia de su parte espiritual a costa de su parte instintiva. Esto ha ocurrido en la época Arcaica de la antigua cultura de Grecia y en la Edad Media de nuestra cultura Cristiana.

2/ Él puede llevar en justo equilibrio ambas partes de su naturaleza y obtener el perfecto estado de su naturaleza especial humana. Esto ha ocurrido en la época Clásica de la antigua cultura de Grecia y en el Renacimiento de nuestra cultura Cristiana. Este feliz acontecimiento duró en ambas culturas 250-300 años.

3/ Puede exagerar la importancia de su parte instintiva a costa de su parte espiritual. Esto ha ocurrido en la época Helenística de la antigua cultura de Grecia, en la cultura Judía en la época de Jesucristo, en los tiempos de los últimos Cesares de Roma y desde la Revolución Industrial en nuestras civilizaciones actuales.

De los citados ejemplos se puede deducir que la conducta y actividades de la especie humana no es mecánica, sobrepuesta e invariable como en los seres animados por debajo de su nivel, que sólo poseen instinto, sino que dependiendo del estado psico-somático de su naturaleza especial humana, él obtiene gratuitamente su “filosofía del mundo y de la vida” a través de la que establece su escala jerárquica de valores que le sirve como guía en su conducta y actividades.

Aprendemos de los citados ejemplos que en el primer caso, por intentar reconocer y satisfacer solamente las necesidades espirituales de su naturaleza y descuidar las necesidades instintivas de su cuerpo, con esta falsa “filosofía del mundo y de la vida” que guía sus conductas y actividades, nacen enfermedades corporales y otros males, desconocidas por sus desintereses hacia su cuerpo, que mientras dura este estado ninguna proposición ni buena intención de mejorar la situación y anular los males les servía, los que sin embargo, cuando las contradicciones entre esta falsa filosofía y la realidad se manifiesta descubre y por una lenta evolución los hombres logran establecer el justo equilibrio de su naturaleza psico-somática  y obtienen su justa “filosofía del mundo y de la vida” todos los anteriores males, sin ningún deseo intencionado, más bien de manera natural y espontánea han desaparecido 

Como quizás, por los resultados positivos en el campo de la vida práctica y cotidiana, como consecuencia de este cambio, los hombres en su optimismo por estas mejoras hacia su futuro no ha podido mantener este equilibrio y poco a poco abandonan sus necesidades espirituales y en su exagerado interés por satisfacer las exigencias de su cuerpo pierde otra vez este justo equilibrio entre sus dos naturalezas y sin darse cuenta de ello degenera el perfecto estado de su naturaleza, la única que permite al hombre conocer y sentir la Verdad sobre la Existencia del mundo y adaptarse con su conducta y actividades, como lo hacen los otros seres por debajo de su nivel, a las Leyes de la Naturaleza que refleja esta Verdad.

Esta relación directa y decisiva del estado psico-somático de la naturaleza especial humana en su conducta y actividades hasta hoy no estaba suficientemente reconocida, y debido a esto, los males causados por los hombres en el primer y tercer caso, ignorando su causa real, todos los intentos de mejorar la situación y eliminar los males han sido un fracaso. Salvando la situación en el primer caso con el cambio por vía evolutiva hacia el establecimiento del justo y necesitado equilibrio de la parte espiritual e instintiva de la naturaleza especial humana, que ha ocurrido en la época Clásica de la antigua cultura de Grecia y en el Renacimiento en nuestra cultura cristiana.

Sin embargo, no ha sido tan afortunado el cambio del tercer caso cuando por el exagerado interés de las necesidades de su naturaleza instintiva a costa de sus necesidades espirituales la capacidad del hombre para conocer y sentir la Verdad sobre el Mundo y su vida, se debilita y en su ignorancia en este campo, poseyendo conocimientos prácticos e  instrumentos destructivos, los males, resultado de su conducta y actividades son ya tan grandes que mientras se mantenía esta falsa “filosofía del mundo y de la vida” no hubo posibilidades de mejorar la situación y salvar estas sociedades de su total destrucción, acabando con un cambio revolutivo introducido por la ideología pronunciada por Jesucristo.

Tomando en consideración que en la época de Jesucristo y de los últimos Cesares en los primeros tres siglos de nuestra era cuando existía la materialista “filosofía del mundo y de la vida” de las citadas sociedades, la población del mundo era de 200 millones y el consumo de energía era normal y los daños causados al mundo aún eran mínimos, comparándolos con nuestra situación cuando la población del mundo hoy con sus 6.400 millones de habitantes es 32 veces mayor y el consumo de energía media del mundo del hombre contemporáneo es 3 veces más de lo normal, y que según las estimaciones de las Naciones Unidas la población del mundo en el año 2050 puede alcanzar la cifra de 10.000 millones y el consumo de energía de los hombres de nuestras sociedades sigue creciendo también en los países en vías de desarrollo y podría llegar a tener 4 veces más de lo normal, lo que significaría 50 x 3-4 = 150-200 veces más consumo de energía que el que existía en la época de Jesucristo y de los tres siglos de nuestra época de las citadas culturas.

Este hecho dramático y los innumerables e interrelacionados males que han surgido a lo largo del tiempo desde la Revolución Industrial con la que se inició la pérdida del justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de nuestra naturaleza especial humana y nacía nuestra exagerada, materialista y falsa “filosofía del mundo y de la vida”, nos demuestra nuevamente que la causa de todos nuestros males es la pérdida de este equilibrio y la degeneración del perfecto estado de nuestra naturaleza especial humana que es la condición indispensable para que el hombre pueda conocer y sentir la Verdad sobre el mundo y la vida y adaptarse de manera natural y espontánea a las Leyes de la Naturaleza que reflejan la Idea Subyacente de la Existencia Real, del Amor Puro.

De no reconocer este hecho y relación directa del estado psico-somático de la especie humana con su conducta y actividades sino el intentar tratar cada mal aisladamente como un hecho dado como están tratando en sus conferencias y congresos mundiales todos los organismos oficiales como las Naciones Unidas y organizaciones profesionales, sociales y culturales, y buscar soluciones prácticas y concretas para eliminarlos, es la causa de sus fracasos y a pesar de sus mejores intenciones y deseos, nuestra situación sigue cada vez empeorando, alcanzando ya situaciones que ni la Naturaleza ni nuestra vida pueden aguantar esta presión destructiva.  Sin embargo, si comparamos nuestra situación actual respecto a los temas de los Asentamientos Humanos, Cambio climático y calentamiento de la Tierra, Medio ambiente y desarrollo, Población y Desarrollo, Desarrollo Social, Cumbre de la Mujer, etc. que en los últimos 30 años han realizado estas entidades, con la situación que existía en el año 1981 cuando publiqué el artículo citado anteriormente y cuando aún no existían en esta escala nuestros males y no se habían realizado las citadas conferencias y congresos, en el que expuse que para resolver nuestros graves problemas no es suficiente con tratar nuestros males como lo hacen estos organismos y organizaciones, sino que tenemos que tratarlos indirectamente llegando hasta el origen mismo de la Existencia con nuestra investigación y buscar la posibilidad de cómo introducir esta nueva “filosofía del mundo y de la vida” que sea capaz de cambiar nuestro modo de vida y recuperar el justo equilibrio perdido entre la parte espiritual e instintiva de nuestra naturaleza especial humana, que como en la época Clásica de la antigua cultura de Grecia y en el Renacimiento de nuestra cultura cristiana ha logrado anular de manera natural y espontánea todos los males que existían en las épocas anteriores correspondientes a la tercera posibilidad del hombre.

Aunque llegados a la situación en la que nos encontramos hoy en la que los daños causados a la Naturaleza por los hombres son ya tan grandes y profundos que la solución del deseable cambio evolutivo y pacífico por falta de tiempo ya no es realizable, elaborar la necesitada solución no sería sobrante, ya que si no seremos capaces de cambiar nuestro modo de ver y continuar tratando nuestros problemas siguiendo impotentes ante nuestro desarrollo suicida y la destrucción planetaria sería inevitable, pero en este caso la justa y necesitada idea elaborada y plasmada en libros podría ser útil para los supervivientes dispuestos después de esta destrucción planetaria a cambios de sus modos de vida y abrirse hacia esta justa “filosofía del mundo y de la vida”.
Enfrentándose con este hecho destructivo que nos espera, pienso que cada persona inquieta y preocupada por el futuro de la humanidad y del mundo, dentro de su profesión tiene que buscar la correspondiente solución práctica de introducir esta justa “filosofía del mundo y de la vida”, cosa que yo como arquitecto he elaborado para la forma, tamaño y estructura de nuestros futuros asentamientos humanos y arquitectura, encontrando esto además por ser este el medio ambiente dentro del que sus habitantes desarrollan sus vidas, el más adecuado medio para comunicar a través de sus edificios, calles y plazas la idea del autor y plasmar las mentalidades de sus habitantes indirectamente sin coartar sus libertades naturales.

Realizar este tipo de investigación que trata nuestros innumerables e interrelacionados males no directamente,  como lo hacen hoy los organismos oficiales y entidades responsables para las ayudas de este tipo de investigaciones también necesarias, sino indirectamente buscando la causa real de estos antinaturales tipos de males que exigen unos estudios más profundos de tipo filosófico llegando hasta el origen mismo de la Existencia y del que nadie particularmente, sino sólo la humanidad puede sacar beneficio, desgraciadamente, hoy no existe ni siquiera interés por nadie, quedando este mas necesitado tipo de investigación sin ayuda y gracias a algunos pocos hombres preocupados, quienes además de satisfacer sus inquietudes se encuentran en una situación económica que les permite financiar sus trabajos personalmente.

En esta situación desfavorable, ante la ignorancia y despreocupación por el grado de nuestros acontecimientos destructivos, y no darse cuenta de que, en el estado en el que nos encontramos, el intento de frenar con soluciones prácticas el proceso galopante de la destrucción es un autoengaño, ya que como la causa real de todos nuestros males y contradicciones es el hombre contemporáneo, quién por su exagerada y materialista “filosofía del mundo y de la vida” ha perdido el justo equilibrio entre su naturaleza espiritual e instintiva, y la única solución es la de buscar la posibilidad de recuperar esto que corresponde al estado perfecto de la especie humana, y ¿cómo obtener este conocimiento? es lo que tiene que ser investigado y apoyado económica y moralmente por los organismos oficiales y entidades humanísticas, cuales  por los papeles que representan en las sociedades tienen la obligación de fomentarlas.

Madrid, 28 de Septiembre de 2006
Ferenc Z. Lantos

COMO DURANTE LOS 45 AÑOS DESDE QUE YO EXPUSE EL LOS CITADOS ARTÍCULOS QUE LA CAUSA DE NUESTROS MALES (ENTRE LOS QUE EL ANTINATURAL Y DESENFRENADA EXPANSIÓN DEMOGRÁFICA ES SÓLO UNA) ES EL ERRÓNEO “FILOSOFÍA DEL MUNDO Y DE LA VIDA” DEL HOMBRE CONTEMPORÁNEO, IGNORANDO ESTE HECHO TANTO LAS NACIONES UNIDAS COMO LOS OTROS ORGANIZACIONES PARTICULARES QUE HAN TRATADO ESTE GRAVE PROBLEMA EN SUS CONFERENCIAS MUNDIALES Y NACIONALES, HOY, ANTE LOS HECHOS DEMOSTRADOS, MI TEORÍA NO SÓLO ES DEMOSTRADO SINO ES UN CONOCIMIENTO PUBLICO, LA FUNDACIÓN BBVA PARA CONCIENCIAR ESTE CONOCIMIENTO AÑO PASADO HA ELEGIDO UN CONOCIDO CIENTÍFICO ALEMÁN KLAUS HASSELMANN, OTORGANDO SU PREMIO BBVA FRONTERAS DEL CONOCIMIENTO CON 400.000 EUROS PARA RECONOCER QUE LA CAUSA DEL CAMBIO CLIMÁTICO (QUE ES OTRO DE NUESTROS MALES) ES EL HOMBRE, QUE HAN IGNORADO DURANTE LOS 44 AÑOS DE MI ANUNCIO. EMPERO COMO EL SEÑOR HASSELMANN NO SÓLO NO HA EXPUESTO PORQUE HA PODIDO OCURRIR ESTE NEGATIVO ACONTECIMIENTO EN CONDUCTA DEL HOMBRE, SINO RESPETANDO SU ERRÓNEO MODO DE VIDA, INTENTA RESOLVER ESTE GRAVE PROBLEMA COMO PRACTICADA HASTA HOY POR LAS NACIONES UNIDAS EN SUS CONFERENCIAS MUNDIALES  CON AVANCES DE LA TECNOLOGÍA, SIN DARSE CUENTA, HA CAÍDO SU TEORÍA EN CONTRADICCIÓN CON SI MISMA.

Madrid 30 de Septiembre de 2013
Francisco . Lantos

Doctor Arquitecto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.