26 may. 2013

__________

PRINCIPIOS Y HECHOS EN LOS QUE SE BASAN MIS IDEAS Y
PROPOSICIONES PARA EL FUTURO DESARROLLO DE NUESTROS
ASENTAMIENTOS HUMANOS

Ante nuestros innumerables y entrelazados males que desde la Revolución Industrial del siglo XVIII, con el crecimiento de la materialista "filosofía del mundo y de la vida" de nuestras sociedades, éstos se incrementan en una proporción geométrica, entre los que, los más graves son: la desenfrenada expansión demográfica, el antinatural incremento del consumo de energía y las tendencias migratorias de la población rural hacia los grandes núcleos urbanos, de cuyas consecuencias, casi, sin darnos cuenta de ellos, el 50% de la población mundial se ha concentrado en caóticas y deshumanizadas Metro y Megaciudades, y hoy 30 de ellas entre 5-15 millones de habitantes, en las que la vida, por sus ruidos, contaminaciones, fealdades, inseguridad ciudadana, etc., ya es insoportable, pero que continuando este desastroso desarrollo para el año 2050, esto puede duplicarse, los Organismos Oficiales, como las Naciones Unidas, y organizaciones profesionales, culturales y sociales, para cumplir con sus obligaciones hacia sus sociedades, en las últimas décadas casi anualmente organizan, bajo lemas muy prometedores, congresos y conferencias internacionales, pero al no llegar con sus investigaciones, objetivos y programas al fondo de los problemas y no buscar la causa de estos males, sino contentarse con intentar remediarlos, unos de los manifestados males aisladamente del, por ellos, desconocida causa, el resultado era negativo, empeorando en lugar de mejorar nuestra situación desesperante.

Ante este hecho, desde hace 30 años, el objetivo principal de mi investigación era buscar la causa de estos males y una vez conocido, tomar éste como base en mi búsqueda para encontrar la solución justa y necesitada, que podría anular nuestros males y abrir el camino hacia la prosperidad.

Esta causa, en el principio de mi búsqueda, la obtuve por medio de un presentimiento, que me ayudo a seleccionar los campos y temas de mi investigación, de cuyo resultado quedó demostrado para mí, que LA CAUSA DE TODOS NUESTROS ACTUALES MALES ES LA NATURALEZA ESPECIAL HUMANA, que a diferencia de los otros seres animados de nuestro planeta, además de instinto, en el que está impreso la idea subyacente y voluntad del Supuesto Creador de nuestro Mundo Manifestado y que les guía y ayuda a adaptarse con sus comportamientos a las Leyes de la Naturaleza, que reflejan sus principios, el hombre también tiene espíritu con facultad de raciocinio, y don de creatividad, a través del que puede juzgar y valorar los acontecimientos a su alrededor, que si no coincide su idea con la Idea Subyacente del Creador Supremo, según la que se desarrolla nuestro Mundo Manifestado y el hombre sobrepone esta falsa idea al "conocimiento" innato de su naturaleza instintiva, con este acto adultera aquella y él está condenado a equivocarse y convertirse en el principal disturbador del ordenado y armonioso desarrollo de la Naturaleza, de lo que depende el bienestar de todos sus componentes, los seres animados de nuestro planeta y su propia felicidad.

Esta situación desfavorable siempre ocurre cuando, como en nuestro caso, por su extremada materialista "filosofía del mundo y de la vida", el hombre no logra establecer el justo equilibrio entre su parte espiritual e instintiva y destruye con ello el perfecto estado de su naturaleza especial humana.
                                                                          
En este estado degenerado de su naturaleza, el hombre es como un drogadicto, todo lo que hace es falso y perjudicial, y como mientras dura el efecto de la droga no se logra nada intentando curar algunos de sus efectos manifestados que, sin embargo, en el momento de recuperar el enfermo la normalidad de su estado, todos desaparecen, así, el fracaso de todos los bien intencionados objetivos y trabajos realizados por los citados organismos oficiales y organizaciones profesionales y de hombres importantes, quienes por sus cargos están dirigiendo hoy el desarrollo de nuestra vida en todos los campos de nuestras actividades, es de no conocer este hecho y por ignorarla, son libres de sentir responsabilidad de sus actos, están contentos con sus objetivos de resolver uno de los innumerables problemas y males, cuyos efectos negativos sólo se manifestarán a su conclusión, que ellos no han podido prever y que ya es tarde para remediar.

Aprendiendo de estas contradicciones, demostrado además por la historia del comportamiento y actividades del hombre, yo he llegado a la conclusión de que LA CAUSA DE NUESTROS INNUMERABLES Y ENTRELAZADOS MALES Y CONTRADICCIONES ES LA PERDIDA DEL JUSTO EQUILIBRIO ENTRE LA PARTE ESPIRITUAL E INSTINTIVA DE NUESTRA NATURALEZA ESPECIAL HUMANA Y LA SOLUCIÓN ES EN LA RECUPERACIÓN DE ESTE PERFECTO ESTADO DE LA MISMA.

Para lograr este propósito hay varios caminos, uno es a través de la enseñanza por los videntes, sabios, profetas, poetas, científicos y artistas, quienes, por sus sensibilidades y sabiduría descubren antes que la masa la causa de nuestros males y hablan y enseñan el camino hacia la recuperación. Empero, como este proceso es lento y por los rápidos acontecimientos negativos tenemos que actuar rápidamente, y como en la formación humana, ningún medio es tan eficaz como el ambiente de los asentamientos humanos (ciudades y poblados) y como sólo por la antinatural y desenfrenada expansión demográfica, para satisfacer la demanda cuantitativa del volumen de construcción, dentro de los próximos 50 años tenemos que construir tanto volumen de construcción cuanto es actualmente nuestro patrimonio, es lógico que el tamaño, estructura y forma de estos asentamientos humanos serán los mejores y más rápidos medios para lograr este propósito, pero para esto hace falta que existan arquitectos quienes poseen ya este justo equilibrio de su naturaleza psico-somática y a través de ello obtienen por la experiencia directa la verdad sobre el mundo y la vida y al recuperar o mejor dicho liberar dentro de si mismo, su sensibilidad artística y su don de creatividad tendrán la capacidad de expresar sus ideas en forma tridimensional , que es la característica de la arquitectura, pero que ésta tiene que satisfacer y fomentar sobre todo las justas necesidades de su naturaleza especial humana.

Aunque yo no pienso que he logrado aún establecer este justo equilibrio de mi naturaleza psico-somática y por eso apoyándome más en los ejemplos escogidos de la historia del comportamiento y actividades de la humanidad cuando este feliz estado existía entre todos los miembros de sus sociedades, como eran en la época clásica de la antigua cultura de Grecia y del Renacimiento de nuestra cultura cristiana, he llegado a la conclusión de que nuestros asentamientos humanos tienen que ser como mi propia existencia y la de otros organismos vivos de nuestro planeta, tienen que ser orgánicas, lo que quiere decir, definidas en su tamaño, ordenadas en su estructura, claras en sus sistemas de funciones y uso y expresivas y bellas en sus formas. Todo esto dentro de una escala humana.

Para obtener estos requisitos, el tamaño máximo de las ciudades será de un millón de habitantes, el ideal de medio millón y aceptable todos  por debajo de estas cifras.

Tomando en consideración que hoy ya tenemos 40-50 ciudades existentes que sobrepasan con mucho este tamaño ideal, pero que siguiendo pasivamente nuestros erróneos y acomodados criterios, éstas, en los próximos 50 años podría duplicarse, introduciendo una política de descentralización urbanística, promoviendo el desarrollo de las pequeñas ciudades comarcales y poblados rurales y creando nuevas ciudades con estos principios, donde esto está justificado, lograríamos frenar el indeseable crecimiento de nuestras monstruosas Metro y Megaciudades y crear para el resto del 50% de la población del mundo ciudades ideales capaces de satisfacer y fomentar sus justas necesidades y con ello restablecer el perfecto estado de sus naturalezas psico-somáticas lograríamos anular, sin ninguna intervención intencionada sino de manera natural y espontánea, todos nuestros males y contradicciones.

Demostrar estos hechos y enseñar las soluciones de nuestros futuros asentamientos humanos al que yo considero ideales es lo que trata mi exposición permanente.

Madrid, 6 de Mayo de 1997
Ferenc Z. Lantos

NOTA: Este ensayo expuesto en el número 7 de la revista anual MENSAJE de mi Centro de Investigación de no ser por razones económicos publicado aún, pero como su contenido es valido también hoy, he decidido exponerlo en mi Blog

Madrid 26 de Mayo de 2013

Francisco Z. Lantos

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.