21 may. 2013

__________

                                                                                              
EL FUTURO DE NUESTRAS CIVILIZACIONES

Una mirada al crecimiento de la población mundial y al de consumo mundial de energía (ver HOJAS nº 5 y 6 del Anexo) nos enseña tres diferentes tendencias, a saber:

Entre los años 0-1400                Corresponde desde la época de Jesucristo hasta la Edad Media, debido a una “filosofía del mundo y de la vida” extremadamente espiritual, para aumentar la población del mundo en 100 millones se tardaron 700 años.

Entre los años 1400-1800          Que corresponde a la época del Renacimiento, debido a la justa “filosofía del mundo y de la vida”, para aumentar la población del mundo en 100 millones se tardaron 100 años.

Entre los años 1800-1900          Que corresponde a la época de la Revolución Industrial, debido a la extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” para aumentar la población del mundo en 100 millones se tardó 12,8 años.

Entre los años 1900-1960          Que corresponde a los tiempos más avanzados de la Revolución Industrial, debido a la extremadamente materialista “filosofía del mundo y de al vida”, para aumentar la población del mundo en 100 millones se tardaron 3,7 años.

Entre los años 1960-2000          Que corresponde a los tiempos de la Revolución Industrial, extendida ya por todas las partes de nuestro planeta, debido a la extremadamente materialista “filosofía del mundo y de al vida”, para aumentar la población del mundo en 100 millones se tardaron 1,25 años.

Entre los años 2000-2050          Se espera que la población del mundo continúe aumentando  a razón de 80-90 millones por año, lo que significa 47 más población de la que en el mundo existía en la época de Jesucristo.

En estas HOJAS nº 5 y 6 del Anexo que enseñan el crecimiento de consumo de energía reflejan con claridad que en la Edad Media, debido a la exageradamente espiritual “filosofía del mundo y de la vida”, el consumo de energía casi era anormal por el desinterés hacia la vida física instintiva.

En la época del Renacimiento, entre los años 1400-1800, cuando los hombres de esta época han logrado establecer la justa “filosofía del mundo y de la vida” el consumo de energía se pede considerar normal. Empero, desde el año 1800, en los primeros tiempos de la Revolución Industrial, debido a la extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida”, el consumo de energía se dispara progresivamente llegando hoy a tener una media por persona de 4 veces más que lo normal, así, multiplicando 47 (aumento de la población mundial) por 4 (aumento del consumo de energía) nos da 188 veces más consumo de energía que el que existía en la época de Jesucristo.

Esta HOJA del Anexo nos enseña que la conducta y actividades de la especie humana no es constante como la de los otros seres animados por debajo de nuestro nivel, sino que dependiendo de su “filosofía del mundo y de la vida”, el estado psicosomático de su naturaleza especial humana obtiene su libre albedrío para sus actividades y su conducta es variable y según la hoja nº 4 del Anexo, cogiendo una comparación entre la cultura antigua de Grecia y nuestra cultura Cristiana vemos como se manifiesta esto en ambas culturas, enseñando que el hombre sólo puede obtener su perfecto estado y conducta cuando logra establecer su justa “filosofía del mundo y de la vida” y recuperar el perfecto equilibrio entre la parte Espiritual e Instintiva de su naturaleza especial humana, que ha ocurrido en el periodo clásico en la antigua cultura de Grecia y en el Renacimiento de nuestra cultura Cristiana, cuando no le costó al hombre adaptarse a la perfección con su conducta a las Leyes de la Naturaleza que dirigen el desarrollo y funcionamiento de nuestro Mundo Manifestado, de la que la especie humana forma parte integrante.

También aprendemos de la historia de la conducta y actividades del hombre, que los males que se produjeron cuando los hombres tenían una exagerada “espiritual filosofía del mundo y de la vida” han logrado eliminar con un lento proceso de evolución, cuando han descubierto las contradicciones entre sus ideas y la realidad y lograron establecer la justa “filosofía del mundo y de la vida”

Empero, cuando los hombres de la época Helenística de la antigua cultura de Grecia, por su extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” (como es actualmente la nuestra) han creado muchos diferentes tipos de males del primer caso, para corregir éstos no han podido obtenerlo por vía evolutiva, sino llevándolo hasta su fin, esto se terminó  con una ruptura destructora, con una revolución espiritual, de la que ha nacido una nueva ideología, pronunciadas en este caso por Jesucristo, abriendo con ello un nuevo camino para una futura generación que es nuestra cultura Cristiana.

Encontrándonos hoy con nuestra extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” igual pero más extendida y profunda que la que existía en la época del Helenismo en la antigua cultura de Grecia, que ha destruido el justo equilibrio entre la parte Espiritual e Instintiva de nuestra naturaleza especial humana, los males causados por nuestra errónea conducta y actividades, que crecen progresivamente, todo indica que sólo con un cambio de nuestro modo de vida (que consiste en restablecer el justo equilibrio de nuestra naturaleza psicosomática) los podríamos eliminar.

Empero, por falta de tiempo y por el rápido crecimiento de nuestros males, este deseado cambio no lo podremos ya lograr, sino siguiendo nuestro erróneo enfoque sobre nuestros problemas, según los que aceptando sin crítica las anormales exigencias materiales de los hombres de nuestras civilizaciones y buscar soluciones para los manifestados distintos tipos de males y sin relacionarlos con una Causa común, será esto la causa de que a pesar de nuestros más nobles y deseados objetivos, nuestros males seguirán progresivamente aumentando.

Como consecuencia del erróneo enfoque de no buscar la Causa de nuestros males sino tratar cada uno como un hecho dado, separadamente uno de otro y sin relacionarlos con una Causa común ha resultado el antinatural aumento de la población del mundo y el anormal crecimiento del consumo de energía de cuya consecuencia hoy existen 1.200 millones de personas sin techo, y que hasta el año 2050 cuando la población del mundo va a ser 42 x 80 = 3.360 y añadiendo los 1.200 tendemos 4560 millones de personas a quienes tendremos que construir durante los próximos 42 años prácticamente tanto volumen de construcción como el que actualmente tenemos.

El consumo de energía, contando con este aumento de la población del mundo más el aumento del consumo de energía emergente en China, India, México, África y América del Sur, podría resultar que para el año 2050 fuera el doble que lo que se consume hoy, lo que conlleva consigo el sobrecalentamiento de la Tierra y el problema del Cambio Climático.

Además, como el aumento de la población y la demanda de consumo de energía surgirá en países en vía de desarrollo, donde no hay medios económicos para resolver este problema, los hombres de estos países emigrarán hacia países desarrollados, creando allí graves problemas de toda índole.

Podría continuar nombrando muchísimos más males como la crisis económica mundial, guerras, terrorismo, injusticias sociales, violencia de género, robos, asesinatos, desviaciones sexuales, pobrezas, delincuencias, nuevos tipos de enfermedades, envejecimiento de población, etc., todos estos causados por la degeneración del perfecto estado psicosomático de nuestra naturaleza especial humana.

Reconociendo estos hechos, y con el avance de su desarrollo, sería ingenuo pensar que con los nuevos descubrimientos científicos y tecnológicos podríamos resolver estos problemas y evitar un catastrófico fin de nuestras civilizaciones. No obstante, las contradicciones entre nuestras ideas y la realidad harán surgir una revolución espiritual de la que saldría una nueva ideología que salvará a los supervivientes para un futuro y abriría un nuevo camino para una nueva cultura.

Aunque a este extremo aún no hemos llegado pero sabiendo que con nuestro enfoque de tratamiento de nuestros problemas la destrucción de nuestras civilizaciones sería inevitable, y que la única salvación de nuestro futuro será la introducción de la nueva y justa “filosofía del mundo y de la vida”, no será inútil buscar ya esta filosofía lo que servirá como guía en la conducta y actividades de los supervivientes.

Convencido de la necesidad e encontrar de introducir esta justa “filosofía del mundo y de la vida” para nuestra conducta y actividades, desde hace 40 años estoy dedicado a la investigación de este tema, encontrando que el Universo, como una planta o un animal mamífero, empieza con una semilla o un óvulo fertilizado, evolucionando su desarrollo según el código genético impreso en la semilla o en el óvulo fertilizado, produciendo al final de su desarrollo otra vez la misma semilla y óvulo, terminando así un ciclo, para empezar de nuevo otro ciclo.

En el caso del Universo esta “semilla”, causante de su futuro desarrollo es AMOR PURO, que no es un adjetivo de algo o alguien sino una existencia única e intrínseca como Sustrato, y como tal es una Existencia Espiritual, que posee Conciencia y Conocimiento Absoluto y Fuerza Creativa, cuyo papel es la realización de la voluntad de la misma.

Como el AMOR PURO (la semilla del Universo), por su naturaleza única e intrínseca para no caer en contradicción con su naturaleza y concentrar su Amor hacia si mismo, al encontrarse en este estado Puro tenía que iniciar en el mismo acto su proceso de Autorrealización – su propia corporización – en la que su Conciencia Absoluta se reduce a un estado latente, pero quedando atrás el deseo de recuperarla al final de su desarrollo.

En este proceso de Autorrealización la conciencia del AMOR PURO a través de varias transformaciones está recuperándose, pasando en la vida de los animales en su forma inconsciente impreso en sus Instintos, llegando en su evolución en la vida de la especie humana recuperando ya su capacidad entera, manifestándose en él como vida espiritual. De este modo la naturaleza del hombre esta compuesta de Espíritu (alma) e Instinto (cuerpo) con lo que el hombre tiene dos fuentes para conocer la Verdad sobre la Existencia.

A través de su Instinto, como los otros seres animados por debajo de su nivel (animales) él puede sentir la Verdad y a través de su Espíritu él puede conocer la Verdad.

Empero, al estar estas dos naturalezas inseparablemente fusionadas dentro de su vida, la influencia de una sobre la otra como hemos visto en la hoja nº 4 del Anexo, sólo le favorece si logra establecer el justo equilibrio entre ambos, de otra manera él está condenado a equivocarse y hacer daño con su conducta y actividades al perfecto y armonioso desarrollo de nuestro Mundo Manifestado, que es en realidad el AMOR PURO en su proceso de Autorrealización.

Si miramos las HOJAS nº 1 y 1/A del Anexo vemos que el proceso de Autorrealización del AMOR PURO en su próxima transformación (quinta) será menos material y más Espiritual cuando la Conciencia consumida en iniciar su proceso de Autorrealización recupera ya su estado prístino con el que se termina un ciclo de la evolución del Universo, y preparado para iniciar inmediatamente un nuevo ciclo.

Esta teoría de que el Universo sólo existe AMOR, que en su estado original, cuando actúa como semilla y existe como AMOR PURO y Causa de su proceso de Autorrealización (que es en realidad su propia corporización), este AMOR, la única Realidad, tiene que manifestarse en cada una de sus células (elementos inanimados como los minerales y entes animados como los vegetales, animales y la especie humana), y este hecho lo podemos observar en la conducta de los animales, que enseñan 3 tipos de amores que dirigen sus conductas y que son: En el período de su maduración existe un amor de tipo sexual, cuya misión es la reproducción de la especie y éste sólo funciona en la época de celo, cuando existe un fuerte deseo sexual que les obliga a consumirlo. Una vez terminado este sentimiento, este tipo de amor se cambia por el tipo de amor “paternal y maternal”, que es para cuidar y proteger, mientras lo necesitan sus crías, que lo realizan gozosamente. Terminando este papel, el amor “paternal” se convierte en un tipo de amor por la vida misma, manifestándose como voluntad de vivir, que les obliga a continuar realizando sus vidas hasta su muerte ya que en el nivel de la Existencia Total, en la Corporización del AMOR PURO, todas las especies (sus células vivas) tienen un papel específico y preestablecido.

Esta relación entre los “progenitores” y sus crías irradian Belleza, igual como los cuerpos físicos de los animales, sean estos gatos, perros, tigres, vacas, pájaros, peces, etc., que cada uno posee los órganos apropiados que sus vidas necesitan y expresan sus contenidos con sus formas tan perfectamente que no se podría añadir o quitar nada sin destruir esta perfección.

Esta Belleza que consiste en que las “partículas” que componen cada cuerpo en cada caso están relacionadas en el más estricto orden, armonía y equilibrio, que también observamos en cada parte y nivel de extensión de la Naturaleza, demostrando con esto que todas estas Bellezas no se han producido al azar sino que son el resultado de la transformación del AMOR PURO (semilla y causante) en su forma materializada. Este hecho es incluso así en el caso de las construcciones de algunos animales, como las abejas, pájaros, castores, etc., que sólo aparentemente son ellos los que realizan sus construcciones perfectas ya que en realidad es el AMOR PURO en su proceso de Autorrealización que actúa a través de “ellos”.

En el caso del hombre, cuando logra establecer el perfecto equilibrio entre la parte de su Espíritu (que es idéntica con el Espíritu del AMOR PURO y que posee su naturaleza única e intrínseca y sus dones) y de Instinto (en el que está impreso el “código genético” del AMOR PURO) y obtenga su perfección humana, como han sido en los casos de Bach, Mozart, Beethoven, etc. en la música, Fheidias, Miguel Ángel, Rodeen, etc., en escultura, Leonardo Da Vinchi, Raphael, Miguel Ángel, Van Gogh, etc. en pintura, Ictinus y Calicates, Bramante, Brunelesschi, Le Corbusier, Kenzo Tange, etc. en arquitectura y urbanismo, Kabir, Rubí, Khalil Gibran, Walt Withman, etc. en poesía, la Belleza que irradian sus obras, no ha sido buscada sino que es el resultado de la ordenada y armoniosa relación de las “partículas” ( sonidos en la música, volúmenes, espacios, texturas, etc. en escultura, colores, tonos, formas en pintura, estructura, volúmenes, espacios, formas y colores en arquitectura, ritmos intervalos y contenidos escritos en poesía, lo que hace que las obras realmente sean bellas y artísticas, y esto lo han logrado estas personas porque tampoco eran personalmente ellos los que han creado estas obras sino que era el AMOR PURO que recuperó sus dones dentro de la naturaleza especial humana y que guiaba sus conductas y actividades.

De este hecho obligatoriamente tenemos que deducir que en el mundo (reducido éste a la extensión de nuestro planeta, al que conocemos y dentro del que realizamos nuestra vida) sólo existe AMOR, que en su estado PURO (que actúa como “semilla” de nuestro mundo) es la causa y en su estado de Autorrealización es su efecto, que se manifiesta como Belleza.

Existiendo esta relación entre el AMOR y la BELLEZA, para identificarse con ello y obtener el supremo bienestar en nuestra vida humana tenemos dos fuentes; bien desarrollar la necesidad y capacidad de contemplar y comprender las Bellezas producidas en la naturaleza y realizada en obras los verdaderos artistas, cuya comprensión nos llevaría inevitablemente a sus Creadores, o aceptando las enseñanzas de las grandes religiones, los sabios y poetas que hablan y describen convincentemente de la Verdad sobre la Existencia y que en esencia todos coinciden, nombrando la Causa de mundo y vida como AMOR.

Desgraciadamente aunque esta “filosofía del mundo y de la vida” no es una improvisación sino que se basa en 40 años de mi investigación y búsqueda y coincide en esencia con las teorías de todas las grandes religiones existentes, encontrando los hombres de nuestras civilizaciones con una “filosofía del mundo y de la vida” falsa y un estado degenerado de la naturaleza psicosomática de la especie humana, realizar este cambio necesario sería un proceso más largo que en nuestras circunstancias tenemos, por lo que durante nuestra generación sólo podríamos preparar el camino para los supervivientes de las futuras generaciones y a las pocas personas que estarán dispuestas y preparadas para aceptar esta nueva y justa “filosofía del mundo y de la vida” y transformarlas en sus quehaceres diarios.

Empezando con mi profesión de arquitectura, los arquitectos, en nuestras circunstancias, como debido a la antinatural y desenfrenada expansión demográfica y anormal crecimiento del consumo de energía del hombre contemporáneo, la población del mundo está concentrándose en enormes, caóticas y deshumanizadas Metro, Megaciudades e indefinidas Conurbaciones, sacrificando el bienestar psíquico y físico de sus habitantes, sabiendo que la naturaleza del hombre sólo puede desarrollarse en plenitud en un espacio ordenado y armonioso, que sólo Asentamientos Humanos (ciudades y poblados) por debajo de un millón de habitantes pueden satisfacer, las nuevas construcciones que tendríamos que realizar para los 3.000 millones de personas que se aumentará hasta el año 2050 tendrían que ser de distintos tamaños de ciudades nuevas, evitando con esto el indeseable crecimiento de las citadas deshumanizadas ciudades.

Aunque la tendencia actualmente en los países desarrollados es tener pocos o ningún hijo y vivir fuera de la vida familiar, las viviendas tendrían que proyectarse para una vida familiar con 2-3 hijos, ya que esto es lo que corresponde a la naturaleza especial humana.

 Nuestras ciudades tendrían que concebirse para poder satisfacer tanto la necesidad de trabajo como de ocio, evitando con ello las urbanizaciones para el segundo hogar y ciudades turísticas que con la masificación no son capaces de satisfacer las verdaderas necesidades ni la de los turistas.

Las nuevas construcciones, tomando en consideración el enorme volumen que debido a la desenfrenada expansión demográfica, tenemos que construir en un futuro inmediato, éstas tendrían que ser concebidas lo más económicamente posible, pero al mismo tiempo no puede ser a costa de las justas y reales necesidades de nuestra naturaleza psicosomática.

Los profesores de escuelas primarias y secundarias tendrían que estar preparados con conocimientos más universales sobre “el mundo y de la vida” ya que de sus enseñanzas dependerá la justa formación de las mentalidades de nuestra futura generación.

El mismo tipo de formación sería necesario para todos nuestros profesionales, que hoy reciben una enseñanza demasiado especializada, usando mal muchas veces sus conocimientos fragmentarios, causando en otro nivel con sus trabajos daños para nuestras verdaderas necesidades.

Las costosísimas investigaciones de nuestros científicos sobre el origen y el desarrollo del Universo, cuyo conocimiento no aportaría nada importante a las verdaderas necesidades de nuestra vida, y que no serán más que unos datos científicos para algunos especialistas, pero para la inmensa mayoría de la gente sólo sería una noticia mas, sería más útil y valioso estudiar la Causa fundamental a nivel filosófico de nuestro mundo, que afecta más directamente a nuestra vida, y no su efecto, que por su extensión, para nosotros infinito en espacio y tiempo, sólo pueden ser unas teorías improvisadas que con el avance de los descubrimientos serán siempre modificadas.

Los médicos tendrían que formarse a un nivel más filosófico y descubrir que el mundo, tanto en su extensión total como en sus detalles, está concebido con tanta perfección que no se puede mejorar sino sólo admirar y respetar, por lo que todo ser vivo nace sano y las enfermedades no existen a priori sino que son la consecuencia del mal uso en el desarrollo de la vida, que sólo la especie humana, debido a su naturaleza especial, puede cometer y lo que ocurre cuando no logra establecer su justa “filosofía del mundo y de la vida” , que hoy nuestros médicos al estar absorbidos por nuestra falsa y materialista “filosofía del mundo y de la vida” no poseen y por esto no son capaces de conocer la verdadera causa de las enfermedades producidas en la vida dentro de la especie humana, y en su falta de conocimiento sobre “el mundo y de la vida” aceptan las enfermedades como un hecho dado, y como hoy lo que se valora es la parte física de nuestra naturaleza psicosomática, intentan curar los manifestados males sin saber que esto no es suficiente.

Como todas las doctrinas de las grandes religiones se basan en AMOR que refleja la Verdad, pero lo que durante los tiempos de su administración por las Iglesias, para que ésta sea más comprensible para el pueblo, tenía más importancia su transformación en su correspondiente forma de practicarla, que hoy, debido a los cambios socio-culturales de nuestras sociedades es menos convincente que en el principio de su nacimiento, para recuperar sus influencias tendrían que volver a la explicación de la significación de la esencia de sus doctrinas, al AMOR, y convertir ésta en una nueva forma correspondiente a nuestras circunstancias.

Estos tipos de actividades que por nuestra exageradamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” hoy no sería aceptable ni se podría poner en práctica, a pesar de todo no sería inútil , ya que al llegar hasta el final de nuestra errónea conducta y actividades, la destrucción planetaria ya no sería posible evitarla, pero después de este catastrófico fin de nuestras civilizaciones, los supervivientes que estén dispuestos a aceptar la nueva y justa “filosofía del mundo y de la vida” y las soluciones que nuestros hombres dentro sus profesiones van a elaborar serían muy útiles y aprovechables en su nuevo tipo de vida.

Madrid, 23 de Mayo  de 2013
Francisco Z. Lantos
Doctor Arquitecto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.