15 oct. 2011

¿PUEDEN AGUANTAR LOS PAISES DESARROLLADOS LAS MASIVAS Y ANTINATURALES INMIGRACIONES DESDE LOS PAISES ECONOMICAMENTE SUBDESARROLLADOS?

__________
¿PUEDEN AGUANTAR LOS PAÍSES DESARROLLADOS LAS MASIVAS Y ANTINATURALES INMIGRACIONES DESDE LOS PAÍSES ECONOMICAMENTE SUBDESARROLLADOS?

Para juzgar este acontecimiento que nunca existió a esta escala y que en las últimas tres décadas éste está acelerándose progresivamente en gran medida, extendiéndose esta plaga ya por todas las partes de nuestro planeta, faltaría conocer la verdadera causa del mismo, ya que si se reconoce, tal y como están haciendo nuestros organismos oficiales y organismos profesionales y sociales de los gobiernos y la gente en general, sólo como algo nuevo y natural y no como consecuencia de algo más trascendente que siendo ésta su verdadera causa y las inmigraciones solamente su manifestado efecto, entonces las soluciones que estamos planteando y realizando para resolverlos, a largo plazo podrían estar equivocadas e irremediables.
            Según esta política aplicada actualmente por los países desarrollados, donde por el envejecimiento de las poblaciones allí y por el crecimiento de la industria para satisfacer las demandas de sus productos en el mercado mundial falta mano de obra y para resolverlo están obligados a permitir las inmigraciones, que en principio, al resolver este problema y demostrar ser una solución económica y positiva, en su aceptación ni se pensaba de sus consecuencias.
            Sin embargo, como ya se está demostrando, la noticia de la posibilidad de obtener trabajo y una vida económicamente mejor en los países desarrollados, que durante estos tiempos se ha extendido por todos los países económicamente subdesarrollados de nuestro planeta, frenar la tendencia de emigraciones desde estos países ya nadie puede parar. Tomando en consideración de que actualmente mas que mil millones de la población mundial vive en la pobreza, y que la mayoría de esta gente sueñan en emigrar a los países desarrollados, los que una vez resuelto la falta de mano de obra no serán capaces de aceptarlos, esta tendencia aquí causará un problema irresoluble , perdiendo todas las ventajas que en principio las migraciones significaban, convirtiéndose la vida y el paraíso económico en estas enormes, monstruosas y caóticas Metro y Megaciudades, donde se acumularon con los inmigrantes las poblaciones de estos países, estos se convertirán en el caldo de la creación de todo tipo de males, acabando en una situación infernal.
            Estos hechos nos demuestran que para resolver este grave problema tenemos que reconocer que las migraciones, como la desenfrenada expansión demográfica y  antinatural consumo de energía del hombre contemporáneo son sólo algunos, quizás los más importantes, de nuestros innumerables e interrelacionados males que actualmente sufrimos, y que no son mas que los efectos de una causa real que desgraciadamente ni es conocida ni interesa conocer a los organismos oficiales y organizaciones profesionales, cuyos cometidos deberían ser el de resolver estos asuntos.
            Esta actitud actual de los responsables de resolver este problema es como si un médico intentara curar las manifestaciones de una enfermedad infecciosa sin conocer sus causas, la de la existencia de la infección.
La causa de esta falta de interés por la causa real de nuestros innumerables e interrelacionados males es debido a que para esto sería necesario conocer la naturaleza real del hombre, el mundo y su relación dentro de este mundo, trabajo que exigiría una dedicación plena, que en nuestro mundo acelerado y competitivo muy poca gente puede y está dispuesta a realizar.
            No obstante, ante las cada día más palpables contradicciones, entre nuestras ideas y leyes sobre la Existencia y de las Leyes de la Naturaleza, en cada profesión, como arquitectos, artistas, filósofos, científicos, médicos, etc., cuyos trabajos están afectando negativamente estas contradicciones ya se encuentran personas quienes sienten la necesidad para buscar la causa real de nuestros males y contradicciones.
            Entre estas personas me encuentro yo también y sin exponer aquí mi “filosofía del mundo y de la vida” que obtuve como resultado de mi búsqueda, sino sólo lo que se refiere a la naturaleza de la especie humana que al estar compuesta por espíritu (mente) e instinto (cuerpo) fusionados en una entidad inseparable tiene 3 posibilidades de realizar su vida: 1/ Puede sobrevalorar su parte espiritual a costa de su parte instintiva, como ha ocurrido durante la Edad Media. 2/ Puede llevar en justo equilibrio su parte espiritual e instintiva, como ha ocurrido en la época del Renacimiento. 3/ Puede sobrevalorar su parte instintiva a costa de su parte espiritual, como ha ocurrido  en la época del Helenismo en la cultura de la antigua Grecia y en nuestra civilización desde la Revolución Industrial extendida ya por todas las partes de nuestro planeta.
            El resultado del primer caso ha sido su desinterés hacia su vida, práctica y cotidiana, con lo que no se han desarrollado las ciencias ni conocimientos sobre el mundo y su propia naturaleza quedando el hombre indefenso contra sus desconocidos “enemigos” los que él mismo con falta de higiene y modo de vida ha creado, que se manifestaron como diferentes tipos de enfermedades, causando estragos en la población del mundo peligrando incluso el sano mantenimiento de la población del mundo.
            Al no saber que la causa de estos y otros males que se manifestaron durante estos tiempos ha sido su errónea “filosofía del mundo y de la vida” que ha destruido el justo equilibrio necesario entre la parte espiritual e instintivo de la naturaleza especial humana, para poder él también vibrar la unísono con las Leyes de la Naturaleza, sino han tomado estos manifestados males como algo natural e intentando eliminarlos directamente uno por uno no han podido obtener el objetivo deseado y hasta que las contradicciones entre este tipo de tratamiento y la realidad no se mostraron con más claridad no han logrado ni frenar sus males ni mejorar la situación.
            Sin embargo, cuando algunos hombres inquietos y preocupados en sus búsquedas, gracias a las manifestadas contradicciones entre las ideas y leyes sobre el mundo y la vida del hombre y de las Leyes de la Naturaleza, han descubierto que la causa real de todos los manifestados males de aquel tiempo ha sido la errónea “filosofía del mundo y de la vida” que ha destruido el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de la naturaleza especial humana y con sus trabajos lograron introducir esta justa “filosofía del mundo y de la vida”, y con ello restablecer el equilibrio perdido de la naturaleza psicosomática de la especie humana, todos los males existentes del anterior período ha desaparecido sin ninguna intención específica, mas bien de manera natural y espontánea.
            Desgraciadamente este estado perfecto de la naturaleza de la especie humana, la que le permitía a él también vibrar al unísono con las Leyes de la Naturaleza y adaptarse con su conducta y actividades a sus principios los hombres no han podido mantenerlo, sino que a la vista de los resultados obtenidos durante el proceso de cambio de su errónea “filosofía del mundo y de la vida” él se interesaba cada vez más por las ciencias prácticas de las que esperaba un mejoramiento físico de su vida, con lo que sin darse cuenta cada vez se mostró ser más materialista y enseñando poco interés hacia la vida espiritual, llegando hoy en estos pasados 300 años a su extremadamente materialista “filosofía del mundo y de la vida” que ha destruido otra vez el justo equilibrio entre la parte espiritual e instintiva de su naturaleza especial humana, sólo que este estado al estar degenerado su parte más importante, su espíritu, las consecuencias negativas y los males causados por su modo de vida, son mucho más diversos y graves.
            Entre estos innumerables e interrelacionados males, los más graves son el mencionado desenfrenado crecimiento de la población mundial, el antinatural consumo de energía del hombre contemporáneo de nuestras sociedades y las tendencias migratorias de la gente desde países económicamente subdesarrollados hacia países desarrollados, todos estos acontecimientos son causados por la exageradamente “filosofía del mundo y de la vida” que ha destruido el justo y necesitado equilibrio de nuestra naturaleza psicosomática, y para eliminar estos males y restablecer nuevamente el ordenado y armonioso desarrollo de la Naturaleza de nuestro planeta, dentro del que la especie humana tiene que vivir en hermandad junto con los otros seres animados (animales y vegetales) que lo componen, tenemos que reconocer que todos nuestros males son el manifestado efecto de esta causa, y abandonar el intentar tratarlos directa y separadamente uno por uno, sino tratar esta causa buscando como podría cambiar esta falsa “filosofía del mundo y de la vida” y restablecer con ello el justo y necesitado equilibrio de nuestra naturaleza psicosomática, que logrando esto se anularán , como ha ocurrido en la época del Renacimiento, todos los males existentes, de manera natural y espontánea, incluido la plaga de las migraciones.

Madrid, 12 de Octubre de 2007
Francisco Z. Lantos

Nota: Este ensayo publicado en la revista anual MENSAJE de mi Centro de Investigación, como su contenido es valido hoy también he decidido exponer en mi Blog.

Madrid 15 de Octubre de 2011


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.