15 oct. 2013

La perdida de creatividad y desprecio del hombre contemporáneo por los valores reales del arte, cambiando esto por actividades vulgares, presentadas en programas de tele basura en televisión, teniendo hoy los ídolos entre los cantantes de música pop, futbolistas, políticos, oportunistas etc., e interesarse más por películas pornográficas y de violencia que por obras de teatro, opera, o concierto de música, es el resultado de nuestro progreso:

__________
La perdida de creatividad y desprecio del hombre contemporáneo por los valores reales del arte, cambiando esto por actividades vulgares, presentadas en programas de tele basura en televisión, teniendo hoy los ídolos entre los cantantes de música pop, futbolistas, políticos, oportunistas etc., e interesarse más por películas pornográficas y de violencia que por obras de teatro, opera, o concierto de música, es el resultado de nuestro progreso: Si comparamos las obras de arte de arquitectura, escultura, pintura, música, literatura, poesía, teatro, incluso de artesanía, entre la época de Renacimiento hasta el año 1900 cuando la población del mundo era entre 800 -1600 o sea de 5 veces menos que tenemos hoy, vemos que cuando tendríamos que tener 5 veces más obras de arte en cada campo de estas obras no tenemos ni tanto cuanto existían en aquellas épocas.
En arquitectura las obras de gran Maestros y las de arquitectura popular construida por constructores anónimos tenían del mismo valor estético, y cuando han llegado a su extensión total, como ciudades y poblados todos han sido de escala humana, definidos en sus tamaños, ordenados en estructura, funcionales en sus distribuciones y de uso, encajando perfectamente a su medio ambiente. La arquitectura, escultura y pintura formaba una unidad artística.
Los trajes, utensilios prácticos han sido concebidos con buen gusto y hoy muchos de estos están recogidos en museos y salas de exposiciones.
La gente en estas épocas para divertirse han acudido al teatro, salas de conciertos, y en poblados ellos mismos han presentado las obras.
En esta época existía una reciprocidad perfecta entre el actor y espectador. Los arquitectos escultores músicos profesionales han sido los espectadores de los carpinteros, albañiles, sastres, zapateros y fabricantes de aparatos de utensilios etc. han sido espectadores de vise verso.
Hoy la arquitectura, escultura, pintura, música etc., se estudian en Universidades y Escuela de bellas artes, pero muy pocas personas logran de crear obras perfectas, que satisfacen las exigencias estéticas del arte, no hablando de nuestros asentamientos humanos (ciudades y poblados), que han convertido en indefinidos y monstruosos “aglomeraciones”, dentro de los que reinan el caos ruidos contaminaciones, y fealdades, en las que la vida ya es insoportable.
Hoy no existen intereses para vida espiritual, ni capacidad de crear obras artísticas que satisfacen y fomenten nuestras necesidades espirituales.

Nuestros jóvenes, buscan profesiones con lo que pueden más fácil ganar la vida. Intentando satisfacer sus necesidades materialistas, perdiendo con ello la capacidad intrínseca de sus naturalezas de crear belleza con Amor, sustituyéndola con actividades vulgares y fealdades guiados no por Amor sino por egoísmo, en que no puede florecer el verdadero arte ni la reciprocidad entre el actor y espectador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.