20 mar. 2014

Matrimonio de hecho entre homosexuales y lesbianas con derecho de adoptar hijos: Es una ley biológica que el sexo se manifiesta diferentemente en la hembra que en el macho, creando diferentes caracteres y adjudicándoles diferentes funciones, asegurando así la procreación, la educación y crianza y convivencia, tanto de los propios individuos como para con su especie. El sexo es la parte más importante y sagrada de todo ser viviente, ya que éste es el portador de la voluntad de la Existencia Real, del Amor Puro, en su deseo y proceso de Autorrealización. La prueba de este hecho es que, en cualquier caso, cuando los seres vivientes son sanos y se comportan de acuerdo con sus naturalezas justas, este acto siempre se realiza en amor y siempre resulta bello. Una mujer “feminista” y un “travesti”, aunque pretenden no admitirlo, en su parte más intima se sienten fracasados y en fondo son desgraciados. La sociedad los rechaza porque sus vidas antinaturales ofenden su propia dignidad humana. No hay ninguna justificación para las relaciones sexuales que se establecen entre hombres o entre mujeres. En experiencias realizadas con animales, queda demostrado que esta anomalía ocurre en condiciones anormales, cuando el animal pierde el estado perfecto de su naturaleza y se degenera, cosa que las observaciones de casos humanos también justifica. La repugnancia que sentimos instintivamente contra esas personas, es la protesta interior de nuestra naturaleza contra esta anormalidad, como es de igual manera justificado el rechazo por parte de los hombres de las mujeres con carácter “machista y de la mujer hacia los hombres “afeminados”. Madrid 20 de Marzo de 2014 Francisco Z. Lantos Doctor Arquitecto

__________
Matrimonio de hecho entre homosexuales y lesbianas con derecho de adoptar hijos:

Es una ley biológica que el sexo se manifiesta diferentemente en la hembra que en el macho, creando diferentes caracteres y adjudicándoles diferentes funciones, asegurando así la procreación, la educación y crianza y convivencia, tanto de los propios individuos como para con su especie.
El sexo es la parte más importante y sagrada de todo ser viviente, ya que éste es el portador de la voluntad de la Existencia Real, del Amor Puro, en su deseo y proceso de Autorrealización. La prueba de este hecho es que, en cualquier caso, cuando los seres vivientes son sanos y se comportan de acuerdo con sus naturalezas justas, este acto siempre se realiza en amor y siempre resulta bello.
Una mujer “feminista” y un “travesti”, aunque pretenden no admitirlo, en su parte más intima se sienten fracasados y en fondo son desgraciados. La sociedad los rechaza porque sus vidas antinaturales ofenden su propia dignidad humana.
No hay ninguna justificación para las relaciones sexuales que se establecen entre hombres o entre mujeres. En experiencias realizadas con animales, queda demostrado que esta anomalía ocurre en condiciones anormales, cuando el animal pierde el estado perfecto de su naturaleza y se degenera, cosa que las observaciones de casos humanos también justifica. La repugnancia que sentimos instintivamente contra esas personas, es la protesta interior de nuestra naturaleza contra esta anormalidad, como es de igual manera justificado el rechazo por parte de los hombres de las mujeres con carácter “machista y de la mujer hacia los hombres “afeminados”.

Madrid 20 de Marzo de 2014
Francisco Z. Lantos
Doctor Arquitecto



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Su opinión si importa. Nos incentiva a profundizar en los temas. Gracias por comentar.